Economía

Adreani: "Gobierno no promueve las exportaciones agroalimentarias"

El especialista agroeconómico Pablo Adreani advierte sobre el malestar en las económicas regionales y advierte sobre las restricciones al consumo y el peso del aumento tarifario.

La apuesta oficial es que el agro con sus mejores números aporte a una mejora en el ánimo más allá de que recorte la caída de la actividad. Sin embargo, para el especialista agroeconómico Pablo Adreani “el Gobierno no tiene una política de promover exportaciones agroalimentarias”. Respecto de la suba del tipo de cambio estima que “casi todos los insumos necesarios para producir están dolarizados y los bienes y servicios en pesos se ajustan al ritmo de la inflación” tema que explicaría el malestar que registran algunas economías regionales. Advierte sobre las restricciones al consumo y el peso del aumento tarifario.

Periodista: ¿Cuáles son los factores que explican la desconfianza sobre la Argentina?

Pablo Adreani: La desconfianza radica en lo difícil de cumplir las metas comprometidas con el FMI, déficit cero para este año. El Gobierno está haciendo todo el esfuerzo para mostrar al mercado y al FMI que puede cumplir con las metas. Para ello anunció un fuerte recorte en subsidios para este año. Con los aumentos en transporte, electricidad y gas, el gobierno se asegura recorte en los subsidios de más de u$s 3.600 millones. Menos dinero para el consumo, caída de la actividad económica y menor recaudación fiscal a impositiva. Es decir, un primer semestre muy duro.

P.: ¿Cuáles son las principales debilidades económicas de la Argentina?

P. A.:La principal debilidad es que el Gobierno para cumplir con las metas de déficit cero, estabilizar el dólar y reducir las tasas de interés, solo tiene como estrategia y plan de acción volver a aumentar la presión de gastos de la clase media, a partir de la suba de tarifas anunciadas durante la semana anterior. Los mayores gastos en tarifas de trasporte, electricidad y gas, reduce la capacidad de compras de la mayoría de los Argentinos. La clase media dispone de menos dinero para cumplir con los gastos de alimentos, vestimenta y esparcimiento, retroalimentando la caída del consumo y el menor ingreso por recaudación impositiva. El gobierno no tiene una política de promover exportaciones agroalimentarias, donde el país es fuerte en el mercado mundial, maní, porotos, legumbres, maíz pisingallo, garbanzos, arvejas. Y la actual política económica (en el fondo se trata de una política cambiaria y de aumento de la recaudación vía mayor presión impositiva) está promoviendo pérdida de competitividad. No se puede competir en el mundo si uno no es competitivo.

El anuncio de aumento de tarifas y baja en los subsidios implica un recorte de u$s 3.600 millones en los subsidios en el 2019. La eliminación del plan 4 pesos a todos los productos de exportación de las economías regionales, incluida las exportaciones de carnes, tiene un costo (menor ingreso por impuestos a la exportación) para el gobierno de u$s 300 millones. Cuesta creer que sea tan difícil tomar este tipo de medidas donde está muy claro el costo-beneficio de la misma, y además son medidas que tienen un impacto directo e inmediato y muy positivo para reactivar las economías regionales y evitar así el cierre o la quiebra de muchas actividades relacionadas.

P.: ¿Cuáles son las principales fortalezas económicas de la Argentina?

P. A.: No tiene fortalezas económicas, si el Gobierno quiere favorecer exportaciones agroindustriales, con mayor valor agregado, su política económica va en contra de este deseo. Y esto es estratégico y conceptual para generar divisas genuinas provenientes de la exportación. Desde el punto de vista del impacto en la actividad agroexportadora el gobierno aplica el Plan 4 Pesos (descontando 4 pesos por dólar exportado) en forma indiscriminada a todos los productos agrícolas, alimentos que son exportables, en forma indiscriminada y de esta forma deja fuera de competencia en el mercado internacional a todos los productores que exportan productos de economías regionales. El Gobierno sale a cazar mosquitos con misiles y esto trae consecuencias nefastas para las actividades productivas orientadas a la exportación. El slogan “la suba del tipo de cambio ha mejorado la competitividad y es suficiente para poder aplicar un impuesto a la exportación adicional”, se cae ante la realidad de los factores que impactan en los costos de producción. Casi todos los insumos necesarios para producir están dolarizados y los bienes y servicios en pesos se ajustan al ritmo de la inflación, y los costos en dólares suben en lugar de bajar por la mejora en el tipo de cambio.

P.: ¿Cuáles son los principales riesgos internacionales que pueden complicar a la Argentina?

P. A.: La baja en el precio de los commodities agrícolas, donde el país es uno de los principales jugadores del mercado internacional y el aumento del proteccionismo de los principales países a los cuales Argentina exporta. En tanto, a nivel local el aumento de las tasas de interés.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario