Economía

Advierten que será mucho más gradual la baja de tasas

A pesar de las compras por u$s110 M que hizo la autoridad monetaria en las últimas jornadas. Ayer el interés se ubicó por debajo del 58%.

A no ilusionarse. La baja de tasas, que tanta expectativa les genera a propios y extraños (casi todos ellos con un pie en la economía real), parece bastante lejana de producirse. En rigor, en las últimas horas, y a pesar de que la cotización del dólar se ubicó por debajo de la zona de no intervención que difunde el Banco Central, paradójicamente, la expectativa es precisamente que Guido Sandleris mantenga a la tasa de interés en niveles similares, con algunos recortes muy marginales.

La última semana, por primera vez desde el inicio del nuevo esquema de “emisión cero” que arrancó el 1 de octubre de 2018, el Banco Central compró dólares cuando la cotización del dólar se ubicó por debajo de la zona piso de no intervención ($37,35) de acuerdo con el cronograma de aumento de 2% por mes hasta fines de marzo. Ese día, la entidad compró u$s20 millones. Al día siguiente, en la misma situación compró otros u$s40 millones sobre un límite acordado en la última reunión del Comité de Política Monetaria, el 2 de enero, de hasta u$s50 millones.

De hecho ayer, la entidad compró finalmente u$s50 millones y provocó un alza en el dólar, luego de tres bajas consecutivas, aunque esta mejora no acortó significativamente la distancia que separa a la cotización mayorista del límite inferior de la zona de no intervención. En bancos y agencias de la City porteña, el dólar avanzó tres centavos ayer a $38,06. En simultáneo, el Banco Central avaló otra baja en la tasa de Leliq, la séptima en forma consecutiva, en la que adjudicó $172.096 millones (vencían 193.244 millones). El rendimiento de las letras de liquidez de la autoridad monetaria perforó el 58%, al ubicarse en promedio en el 57,80% anual,

Esas compras tuvieron un doble efecto: por un lado, confirmaron que la entidad iba a intervenir cuando la cotización se ubicase por debajo de la “zona”. Por otro, lanzaron la pregunta acerca de la efectividad de esas intervenciones y la potencial complementariedad de una baja de tasas.

Para los analistas consultados, las zonas de intervención tienen como “meta” establecer cierto rango en la cotización del dólar que logre acotar las expectativas para evitar una suba demasiado alta pero también una apreciación que genere perjuicios al sector externo nuevamente. Sostienen que un dólar bajo, que se ubica en la zona baja de intervención, está indicando que el mercado se está desprendiendo de dólares en términos netos, es decir, que la demanda por pesos está aumentando. En este caso, la intervención oficial debe darse en la dirección de otorgar esa liquidez de pesos que el público está demandando. Esta operatoria incrementa las reservas netas del Banco central al tiempo que expande la base monetaria.

En Inveq Consulting señalan que, sin embargo, “el objetivo número uno del BCRA acordado con el FMI es mantener bajo estricto control la evolución de la base monetaria, el comité de política monetaria se ha impuesto un límite a la intervención compradora”. Así, las compras de divisas que realice la entidad no podrán generar una expansión monetaria superior al 2% mensual. De esta manera, lo que el Central busca es que, si efectivamente hay una mayor demanda de pesos, la misma se realice con una tasa de inflación descendente. Este es el escenario ideal: una recuperación genuina de la demanda de dinero, con una tasa de inflación presente y esperada en baja y una paulatina reducción de las tasas de interés.

Un informe de la firma Crediayuda expone que lo más probable es que se mantenga la cautela, tanto en la política de intervención para la compra de divisas como también en la reducción de la tasa de las Leliq. Sostienen que al existir una meta de expansión base y, por otro lado, al mantenerse alta la tasa que pide el mercado para absorber los pesos, esa reducción de la tasa va a existir pero será más lenta de lo pensado.

Para Francisco Bahl, gerente de la firma, “es probable que el BCRA mantenga la tasa en niveles altos porque en la entidad saben positivamente que ahora sobreviene una alta estacionalidad de la oferta de divisas por parte del agroexportador que se extenderá hasta julio”. En esta línea, sostiene que “en el segundo semestre, en cambio, seguramente puede renacer la demanda de los importadores, por lo que se entiende entonces que no se quiera incentivar la baja de las tasas ahora, y tener que subirlas después”.

Fuentes del BCRA indicaron que los números de inflación venideros también servirán para ir relajando, pero muy pausadamente, la tasa. En su opinión, la inflación comenzó lentamente un proceso de descenso, tras alcanzar su máximo en septiembre.

Según Inveq, a esta ecuación también habrá que sumar el “riesgo electoral”. Sostienen que la percepción de riesgo aumenta en la medida que se acercan las elecciones y que esto podría disparar las coberturas y, por ende, la cotización del dólar. “Si se percibe con alguna probabilidad importante la opción de que Macri no logre la reelección, los agentes privados podrían recurrir al atesoramiento de divisas como estrategia defensiva”, señalaron.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario