Ambito Nacional

Advierten sobre recuperación desigual, según las regiones

Mejoras en la economía impactarán de distintas maneras en las producciones, siendo el Noroeste y el Nordeste del país las zonas donde todavía no alcanzan a verse tendencias más favorables.

Los datos del segundo trimestre muestran un punto de inflexión de las tendencias recesivas en la zona pampeana, en Cuyo y en la Patagonia, pero ese fenómeno no se advierte todavía para las regiones del Noroeste y el Nordeste.

La radiografía pertenece a un informe del Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) de la Fundación Mediterránea, que habla de “una recuperación que apunta a ser heterogénea por regiones”.

Allí se remarca que si se consideran tres motores de la actividad económica -el consumo, el gasto público y las exportaciones-, “el tercero de ellos pesa menos en las provincias del norte (con algunas excepciones)” y, por ende, “la contracción del mercado interno y las restricciones fiscales han pesado más en esas regiones”.

El estudio -rubricado por Jorge Day- destaca que a nivel nacional la economía habría dejado de caer en el primer trimestre, con la expectativa de una leve recuperación en los siguientes.

“Las regiones han seguido una tendencia similar, aunque se observan dos grupos diferenciados”, afirma. “Al primero le ha ido relativamente mejor, en el sentido de que no sólo ya habría tocado fondo (Pampeana y Cuyana), sino que además en algunas provincias se observa una recuperación”, destaca. Y agrega que, por otro lado, “las norteñas han sido las más afectadas en los últimos doce meses, y el NOA todavía seguía en caída”.

regiones

El Ieral resalta también que “una mayor actividad también repercute en la creación de empleo privado”.

En general, las provincias con peor desempeño en actividad también se vieron perjudicadas al reducir más el empleo privado, como ha ocurrido -destaca- “en la mayoría de las jurisdicciones norteñas, con algunas excepciones como Salta y Jujuy”. “Otra jurisdicción con mal desempeño ha sido Tierra del Fuego”, agrega.

En cambio, sostiene, Neuquén y varias de las provincias grandes -Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe- “son las menos afectadas por la recesión”: tuvieron menor actividad y redujeron el empleo, pero en menor medida que el resto de las regiones. Al tercer trimestre del año pasado, los sectores más afectados en las regiones eran la industria, la construcción y el comercio, algo que se repite a nivel nacional a abril de este año.

Si la lupa se pone en lo que queda de 2019, el Ieral considera que “hasta fin de año no se esperan grandes cambios”. En esa línea, argumenta que “si la estabilidad cambiaria de estas últimas semanas se mantuviese podría ayudar a la recuperación de las ventas internas”, y que “las elecciones podrían activar el motor público pero en forma limitada, dadas las restricciones presupuestarias de los gobiernos provinciales”. “Y, por el lado externo, el dólar todavía caro favorecería a las exportaciones, y más con la mayor cosecha en el agro pampeano”, agrega.

“En ese contexto, podría esperarse una leve recuperación de la economía nacional, y por ende, de las regionales”, concluye, y detalla que, “debido al motor externo, quedaría mejor posicionada la región Pampeana, que es la de mayor peso en la economía nacional, mientras que quedarían rezagadas las norteñas, como se ha visto en estos últimos tiempos”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario