Edición Impresa

Aerolíneas recortó gastos por u$s29 M en sistema de reservas

Renegoció el contrato con Sabre, el operador del sistema de reservas. Es parte del ajuste para bajar las pérdidas de este año.

Aerolíneas Argentinas anunció ayer un recorte de 29 millones de dólares anuales mediante la renegociación del contrato con Sabre, su operador de sistemas de reservas, check-in y gestión aeroportuaria. La medida apunta a lograr el objetivo de reducir este año a u$s82 millones los subsidios que recibe del Estado para funcionar.

Desde 1998, cuando Aerolíneas Argentinas contrató los servicios de la empresa Sabre como proveedor principal de su sistema de reservas, el contrato jamás había sido revisado, destacó la empresa en un comunicado. "El nuevo contrato implica además importantes mejoras en las obligaciones contractuales y funcionalidades de los sistemas de reserva, redundando en un mejor servicio para los pasajeros", agregó la compañía.

"Esta iniciativa es una de las metas que nos planteamos como gestión seria y responsable. Nuestro compromiso es con los argentinos, que son los dueños de la compañía y que están interesados en que su dinero sea administrado de forma transparente", expresó Mario Dell'Acqua, presidente del Grupo Aerolíneas.

La compañía está llevando adelante una política de ahorros basada en la optimización de recursos, combustible, consumos aeronáuticos y en la revisión permanente de los contratos vigentes. En esa línea de acción, Aerolíneas Argentinas concretó ahorros por u$s81 millones durante el año pasado.

En mayo la firma estatal anunció la eliminación en el pago de comisiones a agencias de viaje por ventas en el mercado de vuelos de cabotaje, obteniendo como resultado un ahorro de u$s4 millones. Además, durante el segundo semestre de 2018 continuará llevando adelante iniciativas de ahorro por un total proyectado de u$s55,8 millones , incluyendo los sistemas de reservas, materiales aeronáuticos, repuestos y otros servicios contratados.

"La consistente reducción de las perdidas, el crecimiento en la operación y las iniciativas en materia de ahorro por parte de la compañía son la explicación de la baja en los aportes del Estado Nacional a la empresa. Luego de una década con un promedio de subsidios por 678 millones de dólares pasaron a 302 millones en 2016, 183 millones en 2017 y a 82 millones en 2018, indicó la línea aérea estatal.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario