Espectáculos

África mía: exiliados argentinos en original historia

Dos buenas sorpresas ofrece la nueva película de Ernesto Aguilar. Una es que este verdadero independiente, autor de una treintena de piezas bizarras como “El planeta de los hippies”, “Mi suegra es una zombie” y “Chicas rollinga”, se prueba en el cine documental, y lo hace bien. Parte del mérito corresponde, quizás, a la codirectora Marcela Suppicich, que viene juntando experiencia en distintos rubros y fue su asistente en “La jactancia de los tontos” y otras piezas.

La otra sorpresa es el tema realmente novedoso elegido para ese documental. Varias personas entrevistadas van desgranando los recuerdos de su participación en el nacimiento de un país africano. Corría 1975, tras dura lucha Portugal se retiraba vencido de sus colonias, y con él se iban los empresarios (dicen que “antes de irse el dueño de la fábrica tiraba la llave al mar”) y también los profesionales, incluso médicos, agrónomos y maestros. Para reemplazarlos, el movimiento socialista que tomó el poder en Mozambique puso avisos en un diario sueco. Así es como desde Europa, donde estaban exiliados, unos 60 jóvenes argentinos pasaron a vivir la experiencia africana. Los inspiraba el sueño del Hombre Nuevo. Los esperaban graves cuadros de hambre, analfabetismo, falta de agua, de hospitales, de rutas, y en medio de una guerra civil. Bombardeos, minas, “visitas nocturnas” y cuerpos destrozados eran algo cotidiano.

En ese ambiente, los argentinos dieron buen ejemplo, celebraron también el 25 de Mayo, y alguna hasta se casó con un voluntario sudafricano, “un blanco bueno”, según la frase común. Pero tras la sospechosa muerte del líder Samora Michel las cosas empezaron a cambiar. ¿En qué sentido fueron cambiando, qué llevó a casi todos los voluntarios a retirarse, y qué queda de aquellos sueños? Buena y bien expuesta la sucesión de testimonios, y la frase final a cargo de alguien que, ya sin discursos partidarios, sigue creyendo en la solidaridad.

“Exilio en África” (Argentina, 2019). Dir.: E. Aguilar, M. Suppicich. Documental.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario