Carne y vino: el menú premium para generar más divisas

Agronegocios

Son productos muy bien valorados en el mercado internacional por su calidad, pero los envíos de mayor valor no logran despegar. Los planes de la industria y el Gobierno.

La carne y los vinos argentinos son especialmente ponderados por la gastronomía internacional. El bife de chorizo y el Malbec bien representan al sector agroindustrial local en las diversas ferias internacionales. Paradójicamente, en ambos casos crecen las exportaciones aunque de la mano de productos de menor valor. La alta presión impositiva, el atraso en el tipo de cambio y el limitado acceso al crédito son algunos de los escollos que debe afrontar la industria del agregado de valor local. Ante este panorama la cadena del vino y la de la carne le presentaron al Gobierno planes concretos para destrabar esta encrucijada y potenciar a la Argentina como un proveedor de productos premium. Un proyecto que entusiasma al Gobierno a la hora de pensar en la generación de divisas.

Según las estadísticas del Instituto Nacional de Vitivinicultura de la Nación (INV), los envíos de vinos crecieron 46,3% entre enero y julio de este año, en comparación con el mismo lapso de 2019. El dato a tener en cuenta es que este volumen se logró gracias a la tracción de los vinos a granel, que mostraron un incremento del 133,6%. A su vez, los fraccionados crecieron el 3,4%. Si bien estos números son más que alentadores, desde el sector detallan que es fundamental que la Argentina crezca en el segmento de los fraccionados, que son los de mayor valor.

Un dato elocuente es que los vinos argentinos compiten directamente con los chilenos en las góndolas de los supermercados de Europa y Estados Unidos, pero los del país trasandino además de tener mayor presencia en variedades y etiquetas, detentan precios que en la mayoría de los casos son sensiblemente menores que los de bandera celeste y blanca. “Chile actualmente exporta el doble que la Argentina porque ha realizado un profundo trabajo de promoción de su industria vitivinícola, creo que nuestro país tiene muchísimo por crecer en el mercado de vinos embotellados porque la variedad Malbec es muy bien considerada en todo el mundo. Concretamente la cadena vitivinícola hoy quiere retomar la senda de crecimiento de dos dígitos que tuvo entre 2002 y 2010, luego el tipo de cambio se planchó en 2011 y no pudimos volver a crecer”, detalló a Ámbito José Zuccardi, titular de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar) y presidente de la bodega Familia Zuccardi.

En este contexto, semanas atrás los representantes de las bodegas nucleados en Coviar mantuvieron un encuentro con el ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas en el que se planteó un plan de acción en conjunto. Concretamente, las bodegas solicitaron, entre otras cuestiones, el incremento de los reintegros a las exportaciones que fueron reducidos durante el Gobierno anterior y complicaron a un sector que ya venía golpeado.

Según pudo averiguar Ámbito, el Gabinete económico está trabajando en esta cuestión clave, porque el objetivo del Gobierno es actualizar el actual esquema de reintegros para diversas economías regionales.

En tanto, sobre la propuesta de Coviar que pide eximir del impuesto PAIS a los gastos en promoción en el exterior que hagan las empresas vitivinícolas, Kulfas propuso una opción superadora vía Sepyme que implica subsidiar el 50% de todos los gastos realizados en promoción por parte de las pymes del sector como una medida de ayuda y fomento de las exportaciones.

Al respecto, Zuccardi, explicó: “En Argentina hay actualmente entre 6 y 7 sectores que rápidamente pueden crecer en sus exportaciones y la vitivinicultura estoy seguro de que es uno de ellos. Esperamos en las próximas semanas tener un nuevo encuentro con el Gobierno para avanzar en la concreción de medidas para este sector que tiene todo para generar divisas”.

La carne es débil

En cuanto a las exportaciones cárnicas, el panorama también es sumamente alentador y este sector muestra las mejores perspectivas de crecimiento para los próximos años. Según las estadísticas de la Cámara de la industria de la carne (Ciccra), durante los primeros siete meses del año los envíos crecieron alrededor del 20% en volumen al sumar poco más de 327.800 toneladas. Eso sí, China continúa quedándose con más del 60% de los envíos locales, los cuales, mayoritariamente corresponden a cortes de menor valor.

Quizás como dato alentador es la apertura de nuevos mercados y el casi total cumplimiento de la Cuota Hilton.

Tal como sucede con toda la cadena agroindustrial, los frigoríficos están solicitando concretamente una baja en las retenciones que alcanzan el 9%. El planteo es que un gravamen menor para aquellos cortes de mayor valor significaría un salto cualitativo en la concreción de negocio y por ende generación de divisas.

Mientras tanto el Gobierno mira con atención a todos los eslabones de la cadena cárnica para impulsar, en primer término, herramientas de financiamiento para la concreción de inversiones.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario