Economía

Ahora los fondos buitre apuntan a Vaca Muerta

A la espera de las primeras definiciones importantes del juez neoyorquino Thomas Griesa, los fondos buitres volvieron a desparramar por los medios la posibilidad de que la Argentina ingrese en un default a partir del 30 de julio y posaron su anhelante mirada sobre los incalculables recursos energéticos que posee el país en Vaca Muerta.

En la Argentina los holdouts aglutinados en la American Task Force Argentina (ATFA) volvieron a publicar una solicitada para cuestionar la actitud del Gobierno frente a ellos, y advertir que para el país "el default es una elección". "¿Estará la Argentina sentando las bases de un nuevo default?", es el título del texto que la ATFA difundió a través de los diarios de esta capital, en un nuevo capítulo de la pelea por los bonos que no ingresaron a los canjes de deuda.

En esta nueva solicitada, los fondos buitre insistieron básicamente con lo publicado la semana pasada. "El tiempo se agota para la Argentina. El país tiene hasta fin de este mes para lograr un acuerdo con sus acreedores, como parte de un proceso de arreglo según el fallo de la Justicia" de Nueva York.

"Estos acreedores han solicitado en reiteradas ocasiones reunirse con las autoridades argentinas, pero éstas se negaron", advirtió ATFA. En ese sentido, la entidad sostuvo que "en vez de negociar, las autoridades argentinas pronuncian discursos donde culpan tanto a las Cortes y jueces estadounidenses como a sus acreedores por su propio apuro. Esto no constituye un comportamiento serio".

En el plano internacional, cosechó mucha repercusión un reciente artículo del economista del George W. Bush Institute, Bernard Weinstein, publicado en Investor Business Daily. Bajo el título "Argentina: al borde del default", Weinstein plantea que el país posee una de las reservas todavía no desarrolladas de petróleo más grandes del planeta, valuada en u$s 250.000 millones. Pero que si cae en cesación de pagos, se podrían caer los recientes acuerdos firmados con compañías hidrocarburíferas, como el de Chevron, que implicó una inversión de u$s 1.600 millones para este año y hasta u$s 15.000 millones en un futuro. "Como Chevrón, otros inversores extranjeros probablemente podrían esperar o pedir condiciones más favorables para participar", sostuvo el especialista conservador.

Weinstein es un acérrimo defensor de la liberación del mercado energético y del fracking. Considera que los impuestos a la actividad petrolera son "confiscatorios" y que las regalías a las provincias deberías ser reducidas al mínimo posible. Se opuso abiertamente a la recuperación de YPF y planteó en otros escritos la posibilidad de dictar leyes para prohibir futuras nacionalizaciones y aplicar contratos con empresas extranjeras que duren más de 50 años, para protegerlas de embargos ordenados por el Gobierno.

Según Weinstein, en el equipo del ministro de Economía, Axel Kicillof, se baraja la posibilidad de que la opción del default no sería un resultado "tan malo", tras el fallo de Griesa. El conferencista y asesor económico de los buitres cree que el Gobierno prefiere seguir importando hidrocarburos para siempre y que está dispuesto a "hipotecar" Vaca Muerta a China o Rusia, en lugar de resolver la puja judicial con los holdouts.

"Van por Vaca Muerta"

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, replicó la maniobra de los buitres y aseguró que el país "no está, no estará y no puede estar en default" porque el Estado paga a sus acreedores, y aclaró que si los tenedores de bonos de la deuda argentina no pueden cobrar los fondos depositados es por la decisión de un juez y no del gobierno argentino.

"Argentina paga, Argentina cumple regular y responsablemente. Es un juez el que impide que los acreedores reciban los fondos que ya han sido depositados", dijo Capitanich en su habitual conferencia de prensa en Casa de Gobierno.

El funcionario agregó que "son los acreedores los que deben pedir al juez" Griesa que libere esos fondos para que sean cobrados, y reiteró que "existe una decisión judicial que impide la percepción de ese pago".

Ante este escenario, el economista de la Gran Makro y profesor investigador de la Universidad Nacional de Moreno, Agustín D`Attellis, remarcó que el objetivo de los buitres y la ATFA es claro: "Van por Vaca Muerta, y lo hacen pretendiendo asustar con la posibilidad del default técnico".

El economista y también docente de la UBA aseguró que la nota del republicano Weinstein se publicó en un "momento poco casual, ya que se hace cuando la Argentina participa de la reunión de los BRICS, es decir, cuando está en un ámbito donde a estos intereses neoliberales, realmente les asusta la posibilidad de que consigamos apoyo y hasta un eventual financiamiento", dijo D`Attellis.

"Se trata, en definitiva, de presentar un escenario apocalíptico para realizar un negocio privado porque además, tanto los fondos como este economista, gritan a quien quiera oír, la importancia de por ejemplo, desregular los mercados energéticos", agregó el profesional.

El economista de la Gran Makro contrapuso, además, con los "intereses nacionales en Vaca Muerta donde Argentina no sólo busca la soberanía energética, sino que también se puede volver exportadora".

"En definitiva, esta opinión de Weinstein directamente admite que la intención de los fondos buitre no es la de negociar, sino la de quedarse con nuestros recursos naturales y seguir especulando en la lógica privada", finalizó.

En línea con D'Attelis, la economista Fernanda Vallejos coincidió que el interés de los fondos especulativos en los recursos estratégicos argentinos "no es nuevo, pero ahora se plantea de forma más orgánica con las declaraciones del lobbista Weinstein". 

Vallejos -quien además es investigadora del Observatorio de la Energía, la Tecnología y la Estructura para el Desarrollo- manifestó que "se trata de un aviso de tono extorsivo y amenazante donde dicen que si Argentina no paga lo que dicen los fondos buitre, junto con el juez Thomas Griesa, lo que hay que pagar, entonces pueden quedarse con nuestros recursos naturales".

"En este sentido hay que recordar que, como dijo Kicillof, son 900 las demandas que impulsaron en diferentes latitudes del mundo y ninguna ha prosperado", remarcó Vallejos. Y puntualizó que "Vaca Muerta está destinada a financiar nuestro propio desarrollo, y como contraposición, los fondos buitre buscan -a través de sus emisarios pagos- directamente tratar de voltear la reestructuración de la deuda y de reinstalar a la Argentina en la timba financiera global".

"Eso Argentina no va a permitirlo, por más que quieran asustar y salgan a hablar por todos los medios de comunicación que se lo permitan, desvirtuando la realidad con el fin de meter miedo y presión", concluyó la economista.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario