Economía

Ajustan cálculo de indemnizaciones por accidentes laborales

Es un nuevo golpe a la industria del juicio. Las elevadas tasas de interés que regían para actualizar los montos eran un estímulo a la litigiosidad.

El Gobierno modificó la fórmula para el cálculo de las indemnizaciones por enfermedades, accidentes laborales, discapacidad y fallecimiento de empleados, que pagan las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (ART). El efecto será que las ART pagarán menos y, en consecuencia, las empresas tendrán un gasto menor al contratarlas. El cambio se hizo mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia, el 669, bajo la justificación de existencia de riesgo de desfinanciamiento del Sistema de Riesgos del Trabajo.

Se trata de un nuevo golpe a la denominada “industria del juicio”. De acuerdo con datos de la Unión Argentina de ART (UART) en los años en que rige el sistema, mientras los siniestros y los fallecimientos bajaban año a año, la masa de juicios no paraba de crecer, alcanzando la friolera de 130.000 por año en 2017, duplicando así el número de accidentados con secuelas.

Producto de ello el sistema llegó una acumulación descomunal de juicios (alrededor de 350 mil y con valor estimado en u$s 5.000 millones) quedando seriamente amenazado.

La entidad indicó que es desfase financiero que había en el sistema en el último año, en el que las tasas de interés saltaron al 80% “se convirtió en un estimulo” para iniciar causas en los tribunales. Ahora se cambiará el índice para ajustar el denominado “ingreso base”. Hasta ahora, se usaba la tasa anual vencida a 30 días de la cartera activa del Banco Nación. Desde la vigencia del DNU publicado en el Boletín Oficial, se empleará el índice denominado Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE), que se estima a la evolución del ingreso de los trabajadores registrados. Ese índice en los últimos meses viene creciendo a un ritmo del 40% anual.

Según justifica el Gobierno, las ART estaban pagando un costo financiero del orden del 90% por la actualización de las indemnizaciones, mientras que el rendimiento de los activos financieros de las aseguradoras era del 42%.

El DNU argumenta que “el ajuste de las obligaciones de las Aseguradoras mediante la aplicación de tasas financieras ha llevado a desnaturalizar los derechos de los trabajadores beneficiarios del sistema”. Dice que el fenómeno hace que “las indemnizaciones que les corresponden, legalmente orientadas a la finalidad reparadora de los daños sufridos por ellos, generen rendimientos financieros disociados del daño a reparar y ajenas al propósito que inspira la norma”.

La UART salió en defensa de la medida del Gobierno. “Ante interpretaciones incompletas que ven un cercenamiento de los derechos del trabajador, vía baja del monto de indemnizaciones, la UART aclara que en lugar de cercenar lo que se propone con este DNU es garantizar los derechos de los 10 millones de trabajadores cubiertos”, afirmó. La cámara empresaria considera que “resulta obvio que no se puede indemnizar con tasas superiores al 100%”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario