Política

Ala del Consejo busca empezar a cercar a Bonadio por expedientes disciplinarios

En plenario clave, hoy se votará "posponer" que las investigaciones sean cerradas. Otras seis denuncias se mantienen latentes, la mayoría por caso "cuadernos". "Nuevo" bloque -que hoy es oposición- comenzó a coordinar acciones ante una eventual transición anticipada.

Un sector del Consejo de la Magistratura buscará empezar a cercar al juez federal Claudio Bonadio respecto a los expedientes disciplinarios que tiene en su contra por irregularidades en su actuación en las diversas causas a su cargo. La decisión corresponde a un grupo de consejeros que hoy integran la oposición, pero que comenzaron a probarse el traje de eventual bloque oficialista en el órgano de selección y remoción de jueces que, desde las PASO, ingresó en un estado de convulsión y de transición anticipada. El objetivo contrasta con las intenciones del grupo que se identifica con el Gobierno, apurados por desestimar las denuncias en contra del magistrado del caso “cuadernos”. En un plenario clave, hoy, se votará posponer el archivo de las actuaciones contra Bonadio, lo que mantendrá el suspenso respecto de la apertura de varias investigaciones sobre su desempeño. Pero un mensaje de alto voltaje político comenzó a circular a la par por los despachos del Consejo: con una nueva integración fruto de las elecciones generales, cualquier decisión del Poder Ejecutivo que comanda Mauricio Macri de aceptarle la renuncia al juez (que ya cuenta con el trámite de jubilación otorgado) antes del 10 de diciembre podría convertirse en un “acto susceptible de revisión”.

Hoy, por segunda vez, fracasaría la propuesta de desestimación de los expedientes disciplinarios contra Bonadio que había sido impulsada por el representante del Ejecutivo en el Consejo, Juan Bautista Mahiques. Conversaciones de último minuto aseguran el número suficiente para aprobar una nueva postergación, de mínima. Entraría dentro de todo el paquete de postergaciones que han arrastrado los expedientes disciplinarios de otros jueces que cuentan con dictamen desestimatorio de la Comisión de Disciplina y Acusación. La transición que comenzó a gestarse en el Consejo identifica no sólo que los “tiempos” políticos generaron un nuevo condicionante, sino que el oficialismo ya no tiene la fuerza para imponer la agenda y el timming para las decisiones.

El panorama para Bonadio, que siempre pareció no temerle a nada, ni siquiera en la etapa en la que el kirchnerismo lo amenazaba con sanciones efectivas en el Consejo, podría complicarse y exhibir tiempos más cortos que los previstos en cualquier proceso de recambio normal. En concreto son dos los expedientes que no irán a archivo: el 135/17 y el 156/17 por sendas denuncias de Oscar Parrilli y Carlos Beraldi, el abogado de Cristina de Kirchner a raíz del allanamiento a su vivienda. En ambos, el consejero instructor es Mahiques.

Pero eso implicaría también mantener con aire otras 6 denuncias que están vigentes y aun no cuentan con dictamen de comisión. La 275/17 formulada por el abogado Federico Paruolo que representa también al exdirector de Vialidad Nacional Nelson Periotti (a cargo del consejero del PRO Pablo Tonelli); otra de Beraldi –bajo el número 150/18- también en manos de Mahiques; la 177/18 encabezada por Myriam Cohen y Luis Sebastián Ferreyra, esposa e hijo del empresario dueño de Electroingeniería Gerardo Ferreyra, excarcelado ayer por la Cámara Federal (lo instruye el consejero juez Juan Manuel Culotta); el expediente 197/18 fue denunciado por el abogado Alejandro Sánchez Kalbermatten y a cargo de Graciela Camaño; la 116/19 iniciada por la abogada Natalia Salvo en representación del empresario agropecuario denunciante de una trama de espionaje y extorsión Pedro Etchebest, también en poder de Camaño; y la más reciente (133/19) iniciada por el juez Juan Ramos Padilla, representante de su hijo, el también magistrado de Dolores Alejo Ramos Padilla, por las denuncias cruzadas respecto al caso D´Alessio que también está bajo la órbita de Culotta.

La proyección a futuro de los expedientes, si Bonadio sigue en el cargo, ofrece otra arista de riesgo para el juez: ¿Qué pasaría con los expedientes que están a cargo del representante del Poder Ejecutivo en caso de que sigan abiertos con un cambio de signo político? Los consejeros ya saldaron esa discusión. Consideran que lo más apropiado es que se hereden al sucesor por la misma representación. El bloque que comenzó a coordinar acciones respecto al nuevo escenario que enfrentará el Consejo sumó representantes no sólo del estamento político: quienes empezaron a perfilar el nuevo diseño de unificación, además de Mario Pais y Ada Iturrez de Cappelini (Senado), y Eduardo “Wado” De Pedro y Camaño (Diputados) son el consejero juez Alberto Lugones y el representante de los académicos Diego Molea. Frente a ese nuevo polo, se encuentra un oficialismo desperdigado que ya no funciona de manera aceitada. Los magistrados Ricardo Recondo (presidente) y Juan Manuel Culotta están en estado expectante respecto a los movimientos, lo mismo que los consejeros abogados, lo que deja al estamento político identificado con el Gobierno con acciones individuales. En ese marco, el plenario cuenta con el número suficiente de voluntades para que se apruebe hoy el nuevo reglamento para traslados adelantado por Ámbito Financiero que endurece los requisitos que se aplicaron durante la gestión Cambiemos para pases, sobre todo, dentro de Comodoro Py.

Silenciosamente, el “nuevo” bloque trabaja sobre un asunto tan inédito como urticante para el actual oficialismo luego del 10 de diciembre. La propuesta de una “auditoría integral” sobre todas las decisiones de índole administrativa y financiera comenzó a circular por las vocalías de los consejeros. De plasmarse, será una prueba de fuego con consecuencias imprevisibles para el Poder Judicial.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario