Política

Alberto F. condenó "golpe" a Evo, sin acuerdo con Macri

El mandatario electo se pronunció a través de su cuenta de Twitter. El Gobierno argentino, antes de la dimisión, había respaldado la convocatoria a elecciones que formuló Morales por recomendación de la OEA. Se aclaró que un eventual asilo políticos no se ofrece, sino que se solicita .

La transición en la Argentina tuvo ayer una complicación colateral con el golpe en Bolivia en cuanto a la posición del país, algo que intentaron sin éxito conciliar Mauricio Macri y Alberto Fernández, vía telefónica. El presidente electo sostuvo allí la idea de unificar criterios en torno de la condena a un golpe de Estado. Macri, en tanto, insistió en la linea de apoyar una nueva elección y un llamado a la paz social y al diálogo. No hubo acuerdo. Finalmente, se emitió un comunicado oficial por la noche.

El Gobierno argentino, a través de Cancillería, se había pronunciado ayer por la tarde sobre la situación de Bolivia (ver pag. 16 y 17) pero avalando una nueva convocatoria a elecciones que había impuesto la OEA y antes de que las Fuerzas Armadas sugirieran a Evo Morales que renunciara, tal como luego hizo.

Luego de la renuncia de Evo, fue Alberto F. quien hizo sus manifestaciones utilizando la cuenta de Twitter, en la que escribió que ”en Bolivia se ha consumado un golpe de Estado producto del accionar conjunto de civiles violentos, el personal policial autoacuartelado y la pasividad del ejército. Es un golpe perpetrado contra el presidente @evoespueblo, que había convocado a un nuevo proceso electoral” y que “el quiebre institucional en Bolivia es inaceptable. El pueblo boliviano debe escoger cuanto antes, en elecciones libres e informadas, a su próximo gobierno”.

“Defenderemos firmemente la democracia en toda América Latina. Después de este quiebre institucional, Bolivia debe volver cuanto antes al sendero de la democracia a través del voto popular y sin proscripciones”,añadió el presidente electo.

Por su parte, anoche la Cancillería argentina se expresó sosteniendo que “ante la renuncia a su cargo como Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, anunciada hoy en la tarde (por ayer), por Evo Morales Ayma, el Gobierno argentino hace un llamado a todos los actores políticos y sociales bolivianos para preservar la paz social y el diálogo, enfatizando la importancia de encaminar este período de transición que se ha abierto por las vías institucionales que establece la Constitución de ese país”.

“Resulta imprescindible que todas las fuerzas y dirigentes políticos bolivianos actúen en este delicado momento con responsabilidad y moderación”, explicó el comunicado oficial. Finalmente el Gobierno sostuvo que “el anunciado llamado a un nuevo proceso electoral, con la anticipada renovación del Tribunal Electoral, respetando lo dispuesto por la Constitución Política del Estado Plurinacional Boliviano junto con el acompañamiento de países de la región, así como de organismos internacionales y observadores imparciales es el mejor camino para superar, con total transparencia y espíritu democrático, la presente crisis que afecta al hermano pueblo boliviano”.

Bolivia quedó ayer al límite de una situación de vacío de poder luego que toda la línea sucesoria presidencial renunciara y denunciara un “golpe de Estado” , tras la presión de las Fuerzas Armadas para que Evo Morales dejara el cargo. En medio de esa situación de confusión, la cancillería argentina se vio obligada aclarar que el país no ofrece asilo político -lo estaba haciendo México ayer-, sino que el mismo debe ser solicitado. El canciller Jorge Faurie salió a explicar que Evo Morales no había pedido asilo político en la Argentina, al sostener que “no hay ninguna indicación en ese sentido” y por eso “no se puede confirmar algo de esa índole”. La cancillería estuvo atenta durante toda la jornada a los acontecimientos en Bolivia. Morales, dijo Faurie , “está en la zona de Cochabamba, de donde es originario, y no tenemos otro conocimiento respecto de qué va a hacer”. Por otra parte, medios bolivianos aseguraban que Evo se quedaría en Cochabamba.

Además, Faurie sostuvo que “los gobiernos de transición son una decisión de un pueblo para constituir un grupo de autoridades y llamar a elecciones”, al apostar que en Bolivia habrá un “nuevo acto eleccionario” después de la renuncia.

“Entendemos que la Asamblea Legislativa está recibiendo un gobierno de transición, donde hay un diálogo”, indicó Faurie ante la TV, y sostuvo que el referente opositor de Bolivia, Luis Fernando Camacho, “está hablando con todos los sectores políticos para ver cómo se instrumenta la transición”. Para el ministro “la OEA ayer fue clara: hubo un proceso irregular que, de alguna manera, fue reconocido en la intervención de Morales de ayer, y esto generó una reacción de los distintos sectores de la población, las fuerzas policiales que se acuartelaron y las fuerzas armadas que se declararon prescindentes”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario