Política

Alberto F. desembarcó en Misiones y se llevó el respaldó de Passalacqua

El precandidato presidencial del Frente de Todos también se reunió con el gobernador electo Oscar Herrera Ahuad y el exgobernador Carlos Rovira.

El precandidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, recibió en Misiones un amplio respaldo político, tras reunirse con el gobernador Hugo Passalacqua, el gobernador electo Oscar Herrera Ahuad y el exgobernador Carlos Rovira, pese a que se presentarán con boleta corta en las elecciones nacionales.

En un acto con los 76 intendentes de la provincia, diputados nacionales y la totalidad de los legisladores provinciales en el Centro de Convenciones de Posadas, Fernández hizo un fuerte llamado a recuperar el empleo para que "el argentino que tenga trabajo no tenga miedo de perderlo, para que el argentino que se quedó sin trabajo sepa que en algún lugar una Pyme va a volver a levantar sus persianas".

"A los chicos tenemos que sacarlos del pozo de la pobreza y ponerlos a estudiar para que tengan un futuro. Y eso vamos a hacerlo juntos, codo a codo. Ninguno de nosotros, peronistas, radicales, independientes, no podemos vivir en paz sabiendo que en Argentina uno de cada dos chicos es pobre", expresó.

Fernández reafirmó que "vamos a movernos mucho para cambiar esa realidad, para volver a hacer una Argentina más justa, más solidaria, donde todos tengan la posibilidad de desarrollarse".

Y subrayó: “Tienen que ayudarme en esta instancia abrazando al resto de los argentinos y pidiéndoles que nos acompañen, los que no nos votaron hay que convencerlos que ahora es hora de que nos voten".

"Muchos argentinos que creyeron en Macri fueron estafados y ellos no tienen la culpa de nada. Lo que tenemos que hacer es decirles 'ahora sí acompáñanos que vamos a empezar otro tiempo'. Un tiempo de unidad entre nosotros, que no haya grietas que nos dividan".

El precandidato a Presidente mantuvo contacto con los trabajadores despedidos de Dass Argentina, la planta de calzado más grande de Misiones, a quienes les prometió que va a reactivar el consumo, generar más puestos de trabajo y "prohibir la importación de zapatillas".

"Vamos a volver a enchufar las máquinas, vamos a volver a levantar las persianas para terminar con ese juego perverso de las importaciones que cierran fuentes de trabajo en todas las latitudes de nuestro país".

"Cómo puede ser que en Argentina tambalea la industria maderera por la importación de muebles, es imperdonable. Lo que está pasando con la industria del calzado no es distinto a la de los juguetes, de los textiles, del caucho. Con tranquilidad y alegría vamos aponerle fin a la Argentina de unos pocos, de los especuladores, de las Leliq, de los bonos y de los que se llevan los fondos del Banco Central", criticó.

Consultado en conferencia de prensa en la sede del Partido Justicialista sobre una posible reforma laboral durante su mandato, expuso que "la solución no está en precarizar el trabajo, eso es la flexibilización laboral, eso es hacer el trabajo más precario y sacarles derechos a los trabajadores. Cuando fui jefe de Gabinete existía la doble indemnización y creamos 4 millones de empleos. El problema hoy es que la economía está parada, que no funciona, nosotros vamos a crear trabajo, no les vamos a quitar derechos a los trabajadores".

Acompañado por los candidatos a diputados nacionales del Frente de Todos en Misiones pidió dejar de "jugar ese juego perverso que jugamos los argentinos desde hace tantos años, ese juego de la cincha donde cada uno tira de un lado de la soga. Es el peor de los juegos que existen, porque a la fuerza enorme que hace uno se opone una fuerza igual. El efecto es que estamos siempre parados en el mismo lugar y saben cuándo termina eso, cuando uno arrastra al otro. Acá no hay que arrastrar a nadie, todos tenemos que tirar la soga para el mismo lado, tenemos que invitar a los argentinos para eso".

"Hemos vivido demasiados desencuentros, demasiados enojos entre nosotros. Lo dije en Tucumán, lo dije después en Buenos Aires y lo digo acá también: yo solamente me voy a vengar de la venganza, a la única que voy a meter presa es a la venganza para que nunca más camine entre nosotros y nos permita unirnos. Vamos a terminar con la venganza en la Argentina y vamos a darnos las manos para trabajar porque hay una Argentina posible", dijo.

“Vamos a trabajar para eso, vamos a trabajar para que los chicos recuperen el futuro, vamos a trabajar juntos, es mi compromiso y obligación, vamos a trabajar por un tiempo donde no exista grieta", finalizó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario