Política

Alberto Fernández recupera a Randazzo y activa la agenda peronista

Hoy se mostrarán juntos por primera vez en Chivilcoy. El candidato presidencial también irá a Junín con el radical massista Mario Meoni. El martes próximo regresa a la sede nacional del PJ y el 17 va con Cristina a La Pampa por el Día de la Lealtad. Ayer se mostró con Máximo en el Congreso de la CTA.

Alberto Fernández profundizará hoy la unidad del peronismo al subir a su campaña a Florencio Randazzo, el último adversario explícito de Cristina de Kirchner en el Partido Justicialista. Juntos recorrerán Chivilcoy, patria chica del exministro de Tansporte, en una minigira que incluye Chacabuco y Junín, dos municipios que el Frente de Todos está por arrebatarle a Cambiemos.

Al igual que Sergio Massa en 2013, aunque cuatro años más tarde, Randazzo encabezó en 2017 un foco de disidencia al kirchnerismo que derivó en la fractura del peronismo en las elecciones legislativas donde del binomio macrista para el Senado de la Nación, Esteban Bullrich-Gladys González, se impuso a la fórmula de Unidad Ciudadana, Cristina-Jorge Taiana. En aquella elección, Fernández fue jefe de campaña de Randazzo y coordinó los equipos del Grupo Callao con el apoyo de intendentes del conurbano como Gabriel Katopodis (San Martín) y Juan Zabaleta (Hurlinghan).

La consagración de Alberto F. como candidato presidencial descomprimió la interna y permitió el regreso no sólo de Massa, actual primer candidato a diputado nacional por Buenos Aires, sino también de Randazzo, otra pieza clave de la unidad del peronismo en la provincia de Buenos Aires.

Fernández y Randazzo habían compartido un almuerzo la semana pasada para sellar los términos del reencuentro público. Más allá de la figura del exministro de Transporte, Alberto se recostó para el armado de su mesa chica en el Grupo Callao que impulsó en 2017 la candidatura de Randazzo a senador nacional por la provincia de Buenos Aires. En esa agrupación están desde Santiago Cafiero, hasta Matías Kulfas, Miguel Cuberos y Guillermo Justo Chávez, sus principales colaboradores.

Según está previsto, el exministro del Interior de Cristina Kirchner acompañará al candidato presidencial a su visita a la cuarta sección electoral, donde buscar reforzar el acompañamiento de cara a las elecciones del próximo 27 de octubre. Fernández y Randazzo estarán junto a los candidatos locales, y tienen prevista una agenda que ocupará todo el viernes.

En Junín, el candidato presidencial será recibido por el radical Mario Meoni, ganador de la PASO y aliado de Massa en el Frente Renovador. La agenda peronista de Alberto continuará, tal como anticipó Ámbito Financiero, el próximo martes con su primera visita a la sede nacional del Partido Justicialista ya como candidato consagrado y como ganador de la PASO. José Luis Gioja, en nombre del PJ nacional, y Fernando Gray, por el peronismo bonaerense, serán los encargados de recibirlo en una fecha que se eligió para conmemorar el natalicio de Juan Domingo Perón. Más allá del día simbólico, el encuentro servirá para que Ginés González García presente los avances de los equipos técnicos del partido en una reunión que se realizará en el microcine del establecimiento de la calle Matheu.

La celebración del 17 de octubre, a tan sólo 10 días de las elecciones presidenciales, encontrará a Alberto junto a Cristina en Santa Rosa, La Pampa. Allí se realizará el acto central por el Día de la Lealtad junto al gobernador elector, Sergio Zillotro, y al saliente, Carlos Verna. El peronismo bonaerense se sumará a ese festejo, pero también diseña un acto propio en San Vicente.

Ayer, el candidato presidencial del Frente de Todos acompañó a Hugo Yasky en el plenario de la CTA en Lanús donde se anunció la reunificación de esa central obrera con la CGT de Héctor Daer. En el acto estuvieron también Máximo Kirchner y Hugo Moyano. “Todos divididos no tenemos futuro. Estamos ante un nuevo desafío. No va a ser fácil, pero tengo mucha confianza. En estos años de macrismo aprendimos. Yo siempre valoro lo de Cristina, que tuvo una enorme grandeza. Esos son los dirigentes que hacen falta”, fue la arenga inicial de Alberto en la cumbre de la CTA. “Nos quieren hacer creer que el problema que tenemos los argentinos es que tenemos muchos derechos, y que son privilegios. Por favor. El cambio no son ellos, somos nosotros. Sólo nosotros estamos capacitados para luchar contra este presente de vergüenza al que nos sometieron”, advirtió.

El secretario general de la CTA afirmó que se necesita “una central obrera unificada y fuerte”, al confirmar que se votará por el regreso al seno de la CGT. “Vamos a ir por la unificación de las CTA con la CGT. Hoy vamos a volver a la CGT, necesitamos una central obrera unificada y fuerte”, aseguró Yasky.

“Fuimos capaces de construir esa unidad porque hubo una mujer que vino a la mesa de acción política (del PJ), la compañera Cristina Kirchner”, sostuvo Yasky, que al abrir el congreso pidió el respaldo de los presentes para la fórmula Fernández-Fernández. Sentados en primera fila en el escenario lo escuchaban Fernández, Moyano, Máximo, el diputado nacional Felipe Solá; el titular de La Bancaria, Sergio Palazzo; el líder del gremio de Canillitas, Omar Plaini; la candidata a vicegobernadora de Buenos Aires, Verónica Magario y la candidata a vicejefa de Gobierno porteña, Gisela Marziotta, entre otros. “Cristina nos dijo: ´hace falta unidad para poder ganar la elección que viene, pero hace falta mucha más unidad para gobernar un país que va a quedar destruido, empobrecido, con desempleo`”, agregó el secretario general de la CTA Autónoma.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario