Política

Alberto y Cristina, unidos contra Macri: el PJ se blinda

Gobernadores, intendentes y candidatos acompañaron a la fórmula del Frente de Todos .

Alberto Fernández y Cristina Kirchner le apuntaron ayer a Mauricio Macri en el festejo por el Día de la Lealtad en Santa Rosa donde escenificaron la unidad del peronismo junto a la liga de gobernadores. “Llegan al poder y destruyen todo lo construido. Y después nos dicen que tenemos un problema cíclico, que tropezamos con la misma piedra. La piedra son ellos. Espero que esta vez hayamos aprendido. La política no es hacer coaching para hablar frente a una cámara. La política, señor Presidente, exige no mentirle a la gente y comprometerse”, fue la arenga central del discurso del candidato presidencial del Frente de Todos.

“Usted sigue mintiendo. Y dice que tomó deuda para pagar la deuda que contrajimos nosotros. Hay que ser un desvergonzado señor Presidente para decir eso. Así ha confundido a millones de argentinos que ahora sienten la estafa en la que cayeron”, le espetó Fernández a Macri en otro tramo de su discurso. Sobre el escenario lo escuchaban Axel Kicillof, Verónica Magario, Mariano Arcioni (Chubut), Verna (La Pampa) y gobernador electo Sergio Ziliotto, Sergio Casas (La Rioja), Sergio Uñac (San Juan), Juan Manzur (Tucumán), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), vicegobernador Pablo González (Santa Cruz), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), además del jefe del peronismo bonaerense, Fernando Gray y dirigentes como Anabel Fernández Sagasti, Felipe Solá, Carlos Caserio, y las autoridades partidarias a nivel nacional, José Luis Gioja y Daniel Scioli.

Cristina había arribado a Santa Rosa el miércoles por la noche y fue recibida por el gobernador electo, Sergio Ziliotto; el mandatario provincial saliente, Carlos Verna; el intendente electo de la capital pampeana, Luciano Di Nápoli, y la diputada electa María Luz Alonso, estos dos últimos referentes de la agrupación La Cámpora. Alberto F. llegó ayer y tras el inicio del acto lo primero que hizo fue agradecerle a Cristina y a Verna: “Hacía mucho que no pasábamos un 17 de octubre todos unidos. Le quiero agradecer a Carlos Verna por abrirnos las puertas de sus provincia para festejar unidos. Antes había tres o cuatro actos distintos. Hoy estamos todos unidos porque Cristina ayudó enormemente a esa unidad. De verdad gracias Cristina”.

Con tono de campaña y enfocado en polarizar con Macri, el candidato presidencial del peronismo volvió a apuntarle al jefe de Estado. “Nos quieren hacer creer que los que trabajan tiene que tener menos derechos. Tiene el tupé de decirnos con qué les vamos a pagar los remedios a los jubilados pero no tiene vergüenza de pagarle a los bancos los intereses de las Leliq. Vamos a volver a levantarnos otra vez. Estamos muy cerca pero no hemos llegado. Necesitamos que el 27 de octubre le digamos adiós para siempre a estos malos momentos que nos hicieron vivir”, aseguró.

“Lo que los argentinos queremos es desayunar, almorzar y cenar en nuestras casas y no en los comedores. Tenemos que construir un país que contenga a todos. Prometieron de todo y no hicieron nada. Nosotros no vamos a prometer, vamos a hacernos cargo de los argentinos más necesitados”, aseguró Fernández ante una multitud que lo escuchaba en el Parque Recreativo Don Tomás de Santa Rosa, La Pampa.

Antes de Alberto F., la introducción del acto estuvo a cargo de Verna quien festejó que en La Pampa nunca hubo otro gobierno provincial que no fuese peronista desde 1983 y presentó a Cristina sobre el escenario. La candidata a vicepresidenta también le apuntó a Macri al reiterar que “hay mucho machirulo suelto últimamente. Pero las mujeres peronistas somos fuertes. Después de Evita, ningún machirulo con nosotras”. La candidata del Frente de Todos agregó además que “el neoliberalismo, nunca más compatriotas en nuestro país” y afirmó que “es la tercera experiencia neoliberal que sufre la Argentina”. Sobre el final de su discurso pareció ensayar una autocrítica al advertir que “tenemos que plantearnos en qué nos equivocamos para que esto pudiera volver a suceder. Y sinceramente creo que a veces trabajan internamente para dividirnos y enfrentarnos. Nos quieren hacer creer que es posible el destino individual por fuera del conjunto. La unidad no es una declaración. La generosidad que debemos tener los dirigentes es por los hombres de a pie que sufren estas políticas de devastación”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario