Opiniones

¿Alcanzan los dólares para llegar a octubre?

El Gobierno convenció al FMI que le permitiera vender reservas para moderar la inflación y, de esa manera, mejorar sus chances electorales. La pregunta es entonces, ¿alcanzan las reservas para planchar el dólar?

La política económica de cara a las lecciones estará signada por la opción entre sostener el nivel de reservas o moderar la inflación. La evolución de los precios de los últimos años muestra que, sobre un piso inercial de aproximadamente el 20% anual, la inflación se acelera cada vez que sube el dólar y se estabiliza cuando lo planchan. Los años de subas pronunciadas en la cotización de la moneda norteamericana, 2014, 2016 y 2018-19, la inflación anual alcanzó valores máximos cercanos al 40% en 2014 y 2016, y por arriba del 50% en 2018-9. En contraste, los años impares electorales en que se planchó el dólar, la inflación descendió cerca de su piso inercial del 20% anual.

Con esta evidencia bajo el brazo, el Gobierno convenció al FMI que le permitiera vender reservas para moderar la inflación y, de esa manera, mejorar sus chances electorales. La pregunta es entonces, ¿alcanzan las reservas para planchar el dólar?

De acuerdo a las estimaciones que realizamos desde el CESO, el Gobierno enfrentará vencimientos brutos de deuda y demanda de dólares de la economía real por u$s 30.700 millones en un escenario optimista y u$s 47.000 millones en el peor de los escenarios, para el segundo semestre (junio a diciembre). El detalle de estas operaciones se dividen entre demanda de dólares de deuda y de la economía real.

Por el lado de la deuda, el principal vencimiento en divisas que deberá afrontar el Gobierno son los LETES en dólares por u$s 10.935 millones. De las cuales u$s 7.990 millones están en manos del sector privado y u$s 4.071 millones en poder del sector público (ANSES, cajas jubilatorias provinciales y bancos públicos). A ello le siguen vencimientos de bonos de tenencia intra-estado y operaciones de REPO con bancos (entre junio de 2017 y abril de 2018 con los bancos Santander, Nomura, HSBC, Citibank y el CreditSuisse) que podrían ser refinancianciadas. En tercer lugar se encuentran vencimientos con organismos internacionales que van a ser refinanciados.

Por otro lado, aparece la demanda de dólares de la economía real. Aquí se abren distintas alternativas que dependen de diferentes escenarios de desenvolviendo de la dinámica económica. En un escenario optimista, el balance comercial y de servicios será superavitario por u$s 4.200 millones, deberán pagarse u$s 700 millones por remisión de utilidades y u$s D11.400 millones por fuga (FAE y portafolio). Como contrapartida el Gobierno contará con una oferta de dólares producto del ingreso de fondos del FMI de u$s 11.200 millones. Además, en un escenario optimista, contará con un financiamiento extra de u$s 6.193 millones por roll-over de LETES y u$s 7.303 millones por vencimientos intra-estado, refinanciación de OIRS y REPRO. El saldo de reservas a diciembre de 2019 sería de u$s 60.890 millones, apenas por debajo de la meta de reservas convenida con el FMI.

En el segundo escenario de “corrida cambiaria”, la fuga alcanzaría u$s 18.300M. La oferta de dólares se verá disminuida a u$s 21.539 millones por la menor renovación de LETES y la refinanciación del REPO (al 50%). El saldo de reservas a diciembre de 2019 sería de u$s 52.531 millones, obligando a nuevo waiver con el fondo, pero suficiente para llegar a las elecciones sin desestabilización económica.

En el tercer escenario de “corrida bancaria”, se incrementaría la fuga a u$s 27.700 millones. Por el lado de la oferta de dólares, se vería disminuida ya que la renovación de LETES y REPO sería nula. Debido a ello, la oferta restante será la del FMI por u$s 11.200 millones y los vencimientos intra-Estado y con organismos internacionales por u$s 5.345 millones. El saldo de reservas a diciembre de 2019 sería de u$s 38.157 M, requiriendo un nuevo waiver pero aún suficiente para llegar a octubre sin estallar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario