Política

Alegato cuestiona a Prat Gay en el juicio contra Echegaray

En el tramo final del juicio oral en su contra, la defensa del extitular de la AFIP Ricardo Echegaray planteó en su alegato que con la información con que contaba el organismo tributario al momento de denunciar 4.040 contribuyentes, en un contexto de escándalo internacional “Swissleaks”, resulta inadmisible considerar esa denuncia como falsa y por lo tanto acusar a los funcionarios de mentir al momento de ratificarla en sede judicial. El debate oral es el que promovió el exministro Alfonso Prat Gay denunciando por violación de secreto al extitular de AFIP.

La defensa, destacó que tanto la querella de Prat Gay como la fiscalía desistieron de acusar a los funcionarios de AFIP por violación de secreto. Esto resulta de relevancia, dado que de lo contrario, la denuncia por fuga de capitales y evasión caería automáticamente y en un futuro no podrían efectuarse denuncias para perseguir el fraude fiscal con información obtenida del exterior a través de tratados internacionales. La denuncia, efectuada en noviembre de 2014, incluía activos en HSBC Suiza no declarados por aproximadamente u$s3.000 millones. Durante la jornada de alegatos del juicio que se lleva adelante contra Echegaray y dos funcionarios de AFIP por falso testimonio y violación de secretos por haber presentado a la Justicia la información de cuentas ocultas recibida de Francia, se puso en duda la declaración de los fondos por parte de Amalia Lacroze de Fortabat y la actuación de Prat Gay como apoderado de la cuenta. Tanto el fisco como los peritos de AFIP y de la Corte determinaron en 2015 que con la información aportada por Amalia Amoedo, nieta de “Amalita” no resultaba suficiente para considerar que los fondos estuvieran incluidos en las declaraciones juradas.

En 2016, la AFIP, en un procedimiento irregular, procedió a considerarlos declarados y solicitaron que se reabra la causa en el juzgado penal económico. En julio de 2015, la AFIP había determinado impuestos por aproximadamente $250 millones a Amalia Amoedo por la detección de fondos no declarados, originada en la conocida filtración de datos de cuentas numeradas efectuada por Hervé Falciani en un caso de resonancia mundial. En abril de 2016, fue la propia DGI la que le informó al juez Claudio Bonadio que tenía a cargo una causa contra Echegaray. De esta forma, a través de una simple nota, revirtió el criterio de la AFIP aplicado en los actos administrativos que determinaron de oficio la deuda y que se encontraban apelados por los contribuyentes ante el Tribunal Fiscal de la Nación. Esta maniobra, a criterio de la defensa, irregular, realizada en el periodo que Prat Gay era ministro de Hacienda y superior jerárquico de la AFIP como entidad autárquica-produjo como consecuencia que Bonadio procese a Echegaray por instigador al falso testimonio. Y además, que fuera removido de la Auditoría General de la Nación. Que también se sobreseyera a Amoedo y Prat Gay en la causa presentada por el fisco que tramitaba en el juzgado penal económico de Verónica Strachia; que se dejara de lado la pretensión de cobrar $250 millones; y que el fisco fuera condenado a pagar las costas de los abogados, valuadas en el 15% de ese monto. Por esto es que en el alegato, contragolpearon y pidieron que se abra una investigación penal por presento abuso de autoridad contra el exministro.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario