Política

Alfonsín advirtió que la pobreza es un peligro para la democracia argentina

Ricardo Alfonsín, diputado electo por el radicalismo, advirtió que la democracia argentina no puede aguantar mucho tiempo sin "deslegitimarse" si no se frenan los altos índices de pobreza de su población.

El hijo del fallecido ex presidente Raúl Alfonsín explicó, en una entrevista en Madrid, que para "acabar con la pobreza" es necesario un acuerdo de políticas de Estado, en el que participen los partidos políticos, el sector empresarial y el del trabajo.

Alfonsín visita Madrid en una escala privada en su viaje a Roma, donde el día 28 será recibido en audiencia por el Papa Benedicto XVI junto a la presidente Cristina Fernández con motivo de la celebración de los 25 años del Acuerdo de Paz con Chile.

Alfonsín recordó que distintos indicadores privados apuntan que la pobreza alcanza al 30 por ciento de la población argentina.

Consideró que la "principal deuda que tiene la democracia con la sociedad argentina" es "resolver esta lacra en un plazo razonable".

No obstante, indicó que en el país "se combinan la pobreza con la desesperanza", ya que los más desfavorecidos tienen la impresión de que ellos son pobres y que también lo serán sus hijos y sus nietos.

"Esa lacra no la resuelve por sí solo el mercado, como pretendían las políticas neoliberales", dijo Alfonsín.

El político consideró que los Kirchner "desaprovecharon" la favorable coyuntura internacional antes de la llegada de la crisis, ya que se registró un crecimiento que "no se acompañó de disminución de la pobreza y distribución de la riqueza".

Por otra parte, Alfonsín consideró "gravísimo" que el ex jefe de la Policía Metropolitana Jorge Palacios haya realizado escuchas ilegales a políticos, periodistas y familiares de las víctimas del atentado de 1994 contra la mutualista judía AMIA en Buenos Aires.

"Los argentinos necesitamos que la Justicia determine las responsabilidades y las sanciones", afirmó Alfonsín, que añadió que estas prácticas son actos de "agravio contra la democracia".

El escándalo se agravó cuando el juez encargado del caso apuntó que las escuchas podrían haber alcanzado también a la presidente, Cristina Fernández, y a Néstor Kirchner.

En referencia a las acusaciones lanzadas desde el Ejecutivo de intentos de desestabilización, dijo que "el Gobierno entiende la diferencia como desafío" y recalcó el compromiso de "la defensa de la democracia" de la Unión Cívica Radical.

Alfonsín, que el jueves viaja a Roma, dedicará la jornada de hoy a mantener distintas entrevistas privadas con dirigentes del Partido Socialista español (PSOE).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario