Edición Impresa

Alta tensión: cruje Cambiemos por duelo intestino en Córdoba

Incómoda disputa para Mauricio Macri, en tierra electoral estratégica. Pulseada llegará hoy a cumbre de radicales en Corrientes.

La pulseada en Cambiemos-Córdoba entre los radicales Ramón Mestre y Mario Negri para definir la candidatura a gobernador de cara a los comicios del 12 de mayo entró en una escalada de tensión de alto voltaje, ahora centrada en la viabilidad de las internas del 17 de marzo, que hace crujir riesgosamente a la coalición en un distrito clave para Mauricio Macri.

Las últimas estocadas brotaron de Negri: concretará el miércoles una presentación ante la Junta Electoral de Cambiemos para plantear la “imposibilidad” que se lleve adelante la primaria por supuestos riesgos en su transparencia, y ayer advirtió -vía Twitter- que “por pedir que se cumpla con lo que por unanimidad solicitó la Junta Electoral para asegurar la transparencia en la interna, los que manejan la UCR cordobesa mandan a decir que me van a expulsar del partido”. “Yo trabajo para sacar al PJ, ellos para sacarme a mí”, denunció.

En reacción, su par radical, Brenda Austin -de corte mestrista- aseguró que “nadie debe echar a nadie ni amenazar con eso, y todos deberíamos poner la energía en un proceso interno democrático ejemplar”. “Utilicemos el diálogo para garantizar la única herramienta que hoy da una salida: las urnas. Y gane quien gane estaremos juntos para ganarle al peronismo”, enfatizó.

La tensión se trasladará hoy a una cumbre de radicales que se desarrollará en Corrientes (ver pág. 9). Hacia allí enfilará Negri y planteará la encrucijada cordobesa, que tiene rebotes indirectos en el resto de las provincias.

En Córdoba el Presidente obtuvo su mayor triunfo en el balotaje de 2015. Y también ostenta el historial de haber sido cuna de la primera experiencia de la coalición, en Marcos Juárez, en 2014. Un eventual estallido de Cambiemos sería un mal trago difícil de digerir para Macri, en medio de un diagrama escalonado de votaciones provinciales con probables triunfos de la oposición, y en la antesala de su propia pelea por la reelección el 27 de octubre.

Tanto Mestre -presidente de la UCR local- como Negri mantienen su pretensión de pelear el 12-M la sucesión del peronista Juan Schiaretti, quien aspira a cosechar su reelección.

Negri se llevó semanas atrás el respaldo de la Mesa Nacional de Cambiemos a su fórmula con el macrista Héctor Baldassi. Pero el intendente no dio un paso atrás: se resistió a una dupla que, entiende, fue armada desde la Casa Rosada, y ratificó su intención de pulsear con el diputado nacional en las internas del 17 de marzo.

La puja se centró ahora en la viabilidad de las internas. En esa línea, Negri -con los apoderados del PRO, del Frente Cívico y de la CC- elevarán el miércoles una presentación ante la Junta Electoral de Cambiemos en la que plantearán la “imposibilidad material y objetiva” de garantizar la transparencia de la primaria, y citarán los reparos de empresas consultadas, como Correo Argentino y Ocasa.

Pero esa mirada no es compartida desde el mestrismo, que asegura que están dadas las condiciones -en tiempo y forma- para llevar adelante la primaria.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario