Edición Impresa

Alto nivel en un premio para artistas visuales

La impresión en 3D es una de las categorías incorporadas.

En la Casa Nacional del Bicentenario se inauguró el Premio Itaú de Artes Visuales, que cumple su décimo aniversario. A las disciplinas tradicionales, en los últimos años se han agregado categorías digitales aplicadas al arte, por ejemplo realidad virtual, aumentada o, como en la presente edición, impresión 3D, una sección que incluye 38 trabajos. Resultó ganador el grupo porteño Viento Dorado, integrado por tres artistas mujeres que presentaron “Trans”, una escultura femenina, en negro, un puño dorado en alto, combinación digital de los cuerpos de las integrantes (Premio No Adquisición de $30.000).

A “Figura sobre óvalo”, del mendocino Nicolás Rodríguez, le fue otorgada la Primera Mención. Su obra remite al artista florentino Andrea della Robbia. Juan Pablo Ferlat obtuvo la Segunda Mención por “Golem”, realizada en cera virgen y petróleo crudo, cuyo proyecto tiene como objetivo la creación de una máquina que permita retratar al sujeto del siglo XXI en su adicción al petróleo y sus contradicciones.

En cuanto al Premio al que se inscribieron 2.329 artistas se seleccionaron 60 obras realizadas por 65 artistas: videos, instalaciones, dibujos, esculturas, fotografías, una pluralidad que abarca tanto lo manual como lo tecnológico y que como señala Adriana Lauría, su curadora, “se mixturan con los modelos de la biología, la historia, la sociología, en un aquí y ahora cargado de complejidad y tensiones”.

El Primer Premio Adquisición ($130.000) le fue otorgado a Daniel Basso, una escultura-objeto en madera recubierta con terciopelo. El Segundo Premio Adquisición ($80.000) fue para “El Capital” de Marcela Bosch (Córdoba), un paisaje compuesto de billetes de pesos argentinos, y el Tercer Premio Adquisición ($40.000) fue para el colectivo Básica TV de artistas argentinos y uruguayos por “Mesa”, un excelente video de 1’ 19’’. Algunas obras dignas de ser comentadas: “Espacios”( video 3’45’’) de Maximiliano Bellman (Paraná). Una secuencia de espacios extraños giran en torno al espectador . Se metamorfosean al entrar en movimiento. Natalia Perino presentó “Inventario E 1115”. Como en un gabinete de curiosidades, corazones, brazos, muñones, piernas en miniatura y la presencia de una niña que contribuye a hacer de esta obra algo inquietante.

Zoe Di Rienzo llevó 4 fotografías digitales, llamativos peinados –escultura, relacionadas con “El Coso” de Federico Peralta Ramos y su frase “tengo algo adentro que se llama un coso”.

Teléfono, raspberry (sensor), microcontrolador, dispositivo de audio, silla, escritorio y lámpara son los elementos que utiliza Mariana Bersten, autora de esta instalación de larguísimo título en la que propone discar un número, se obtiene un relato autobiográfico de distintas etapas de crisis en dos ciudades : Buenos Aires y Nueva York. Al discar otros números se puede viajar en el tiempo o a alguna de estas ciudades.

“Tejo con hielo las paredes de mi casa/ La riego por las noches/ Cuando sale el sol, la veo derretirse y desaparecer”: en 2011 se vio en Ushuaia este poético film de Valeria Conte Mac Donnell. Siempre asombra esta artista que ahora presenta “Cómo abandonar un barco”, video de 4’25’’.Lo dibujó con alambre y soga. Lo llevó al jardín de su casa. En otro acto cuenta que lo llevó a Corea del Sur y lo montó sobre el río Taehwa. Una muestra excelente que refleja el alto nivel y compromiso de los artistas seleccionados. (Clausura el 16 de junio. Riobamba 985).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora