Economía

Amazon y FedEx, en guerra abierta por el negocio de entregas

Federal Express cortó los envíos terrestres y aéreos para la plataforma de ventas por internet. Amazon avanza con su propio servicio de envíos.

Nueva York. Federal Express, el gigante de la distribución de envíos postales, informó ayer que no hará más entregas terrestres para Amazon. El anuncio se produjo apenas dos meses después de que FedEx había cortado las entregas aéreas para la plataforma de ventas en internet.

FedEx argumentó que dejar de prestar servicios a Amazon es parte de su plan para tener más capacidad de entregas para otras compañías relacionadas con el comercio electrónico. Pero lo cierto es que la decisión se dio en momentos en que Amazon está armando su propia flota de repartos y se torna en una amenaza para las compañías tradicionales de los servicios de envíos.

Tiendas tradicionales como Walmart y Target quieren aumentar sus ventas electrónicas, y eso le permite a FedEx romper relaciones con Amazon sin sufrir perjuicios económicos por una caída de volúmenes entregados.

En una nota enviada a sus clientes, Christian Wetherbee, analista de Citi Research, comentó: “No es una sorpresa para nosotros”.

“La compañía claramente trata de alejarse de su sociedad con Amazon y creemos que está usando esta maniobra como un gancho comercial para obtener nuevos negocios que no tengan nada que ver con Amazon”.

Entretanto, Amazon desarrolla su propia flota de transporte terrestre y aéreo, obteniendo más control sobre las entregas de sus paquetes mientras reduce su dependencia de sus proveedores FedEx, UPS y el Servicio Postal de Estados Unidos.

La compañía que fundó Jeff Bezos alquiló aviones, construyó centros de distribución en aeropuertos y lanzó un programa para que terceros armen negocios de entrega de paquetes en camionetas que tengan estampado el logotipo de Amazon.

El mes pasado, FedEx advirtió por primera ocasión en un documento oficial que el incipiente negocio de Amazon podría reducir las tarifas de los envíos, repercutir en sus ingresos e “impactar de forma negativa en nuestra condición financiera y los resultados de las operaciones”.

Amazon no proporcionó información sobre la cantidad de paquetes que envía por FedEx, pero se estima que se trata de una cantidad mucho menor respecto a los que manda por UPS y el Servicio Postal de Estados Unidos. Por su parte, FedEx dijo que Amazon representó apenas 1,3% de sus ingresos totales de 2018, o alrededor de 850 millones de dólares.

Mientras tanto, Amazon anunció ayer que extendió en a otra ciudad de los Estados Unidos el uso de robots autónomos rodantes para entregar paquetes a clientes. En este caso se trata de Irvine, en California. La compañía había ensayado este servicio a principios de año en un suburbio de Seattle, su ciudad natal.

Agencia AP

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario