El voluntariado corporativo en el centro de la escena

Ambito BIZ

Las empresas modificaron sus programas para mantener la asistencia dentro de la cuarentena. Cómo es la ayuda virtual en tiempos de coronavirus.

Las empresas se redefinen al ritmo que marca esta pandemia del Covid-19 en todo el mundo. También se redefinen las acciones de sustentabilidad y las prácticas como el voluntariado corporativo que no frenó durante este periodo de emergencia sanitaria.

“El voluntariado ha vuelto a estar presente y a tener un rol en el entramado social de nuestro país”, evalúa Julián D’Angelo, coordinador ejecutivo del Centro de Responsabilidad Social Empresaria y Capital Social de la UBA. Según el especialista muchos programas se reorientaron para poder mantener la ayuda y se definieron nuevos desafíos.

“Fue necesario readecuar el voluntariado a partir de la premisa #QuedateEnCasa”, explica Constanza Gorleri, gerente de Sustentabilidad Banco Galicia sobre las acciones del programa del banco llamado PRIAR. Y apunta que las iniciativas que se llevan adelante son impulsadas por los propios colaboradores.

En esa línea, realizaron 3 campañas: la primera fue #AyudoDesdeMiCasa, que tuvo como objetivo recaudar fondos para comprar insumos hospitalarios; la segunda fue sumarse a la campaña que el Gobierno porteño en #MayoresCuidados con el fin de brindar ayuda a las personas mayores y la tercera #CuarentenaSolidaria en la cual se buscó aprovechar el tiempo en los hogares para separar útiles, juguetes, ropa, utensilios de cocina y otros elementos que fueron donados a 13 instituciones.

Acciones de asistencia

La mayoría de las grandes empresas desarrollan acciones de asistencia en este contexto de pandemia brindando ayuda al sector sanitario, a los comedores comunitarios y en proyectos ligados a la educación. Y en estas acciones el rol del voluntariado suele ser fundamental.

El banco Santander modificó sus programas y mantiene tres líneas fuertes. En educación financiera desarrollan videoconferencias para alumnos que están cursando en los centros educativos de la Fundación Pescar. También los voluntarios produjeron videos cápsulas donde se explican conceptos básicos del sistema financiero para distribuir a los 75 alumnos de la Fundación Reciduca.

Otra acción es el mentoreo en donde convocan a voluntarios para que acompañen y guíen de manera virtual a los alumnos durante los 6 meses de cursada. Por último también se sumaron a la red #MayoresCuidados en donde 52 voluntarios brindan asistencia telefónica y presencial a abuelos.

“El voluntariado tiene un rol muy importante para nosotros. Más allá de fortalecer los comportamientos y la cultura corporativa, nos permite estar cerca de nuestra comunidad y ayudar a los que más lo necesitan”, explica Vanesa Marignan, gerenta de Banca Responsable de Santander.

La Cervecería y Maltería Quilmes a través de Valor, su plataforma colaborativa de impacto social lleva adelante un plan de ayuda humanitaria en todo el país. “En cuanto a voluntariado en este contexto, nos unimos a las campañas #SomosQuilmes y #MayoresCuidados, del Municipio de Quilmes y el Gobierno de la Ciudad respectivamente, donde nuestros colaboradores asisten y contienen telefónicamente a los adultos mayores”, cuenta Vanesa Vázquez, gerenta de Sustentabilidad de la empresa.

Algo similar realiza Sancor Seguros con un programa de asistencia telefónica que apunta a brindar contención emocional, informativa, de escucha a un grupo de adultos jubilados (exempleados) y pensionados de su Asociación Mutual de Empleados de Sancor Seguros (AMESS) de todo el país.

El Banco Patagonia modificó sus programas para poder dar respuesta a las comunidades en crisis. “Queremos contribuir a resolver necesidades de las organizaciones sociales relacionadas al contexto de emergencia y empoderar a nuestro equipo para que sean agentes de cambio”, apuntan desde la entidad.

Aún restan meses de incertidumbre y de demanda acompañamiento por lo que el rol del voluntariado seguirá siendo muy importante. “Este fervor voluntario seguirá presente y lo que pueden hacer las empresas es apoyar a sus voluntarios y comprometer recursos propios”, concluye Julián D’Angelo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario