Emprendedores reenfocan su impacto

Ambito BIZ

La pandemia generó necesidades y cambios de hábito. Lo inédito de la crisis provocó que muchos emprendedores salieran a dar sosluciones a los nuevos desafíos.

“La crisis es necesaria para que la humanidad avance. Sólo en momentos de crisis surgen las grandes mentes”. La frase, atribuida al brillante Albert Einstein, engloba una buena porción de lo que implica tener un espíritu emprendedor. Y ese empuje se ve desafiado en la actualidad ante una situación inédita para la mayoría de las personas en todo el mundo: una pandemia que nos obliga a recluirnos por tiempo aún incierto.

La crisis nos puso a prueba de todo: a los humanos, a las instituciones, pero también a las infraestructuras, la capacidad de respuesta y el propio conocimiento. En ese escenario es que muchos emprendedores, cuyo ADN es configurado para buscar soluciones a los desafíos más reales de las personas en su día a día, salen al ruedo. Veamos algunos casos:

Donaciones

Con solo 19 años, Kevin Leyes creó “Ayudar”, una app que permite conectar voluntarios con personas vulnerables y ONG. Durante el brote de Covid-19, puso en función un módulo para obtener donaciones de insumos a hospitales, favores, compras y entregas y contención emocional. Según contó él mismo, el desarrollo del software lo hizo en solo cincos noches “de poco sueño”, pero la urgencia lo ameritaba.

El objetivo principal de la aplicación es conectar a las organizaciones sin fines de lucro con las personas, para ayudar a quienes estén en estado de vulnerabilidad. También se puede colaborar con donaciones de insumos a hospitales, compras y entregas, y contención emocional.

Otro aspecto es que para contuibuir a que las personas salgan lo menos posible de sus casas durante la cuarentena, los contacta con comercios que trabajan con envíos a domicilio, a quienes además ayuda a sostener el momento económico.

Respiradores

Guillermo y Gerónimo Cabrera, padre e hijo, son dueños de “Te doy una mano”, un emprendimiento solidario que en su taller en Banfield fabrica prótesis con impresoras 3D para quienes más la necesitan.

En plena pandemia vieron que en Italia era un problema la falta de una válvula denominada venturi, esencial para el funcionamiento de los respiradores, por lo que decidieron poner sus equipos a trabajar para anticiparse a esa demanda en nuestro país. Autoridades de varias provincias se pusieron en contacto con ellos buscando su aporte.

Esas válvulas son descartables y un elemento clave para el funcionamiento de los respiradores. Pero, además, padre e hijo trabajan en paralelo en la elaboración de máscaras de protección para el personal de salud. “Nuestra labor es solidaria y gratuita, tal como hasta ahora lo venimos haciendo con la entrega de prótesis 3D y los portasueros para los hospitales pediátricos”, cuentan.

Escuchar al otro

La cuarentena generó tensión de soledad en muchas personas que no tienen con quién compartir el encierro. Pensando en ellos es que se creó la plataforma Aquí estoy (https://aquiestoy.live), que promueve la comunicación con profesionales que ayudan a atravesar este delicado momento.

“En su mayoría psicólogos, counselors y coaches. Actualmente hemos brindado contención a más de 11 mil personas. Nos llegan alrededor de 500 consultas por día, muchas se canalizan vía chat y otras por llamada de video o de voz...”, explica María Zinn, una de las creadoras.

En la misma línea, Federico Kohen ideó una campaña para brindar ayuda emocional y humanitaria mediante una ONG que dirige de manera voluntaria: Helpers (http://ar.helpers.ngo).

Higiene

La pandemia nos obligó a intensificar los hábitos de higiene. Lavarnos más las manos, desinfectar los ambientes y los productos que compramos, así como también la ropa que usamos.

1.jpg

Unos emprendedores rosarinos vieron esto y desarrollaron Fitnox: una alfombra sanitizante para desinfectar y eliminar el Covid-19 de la suela de los calzados.

El dispositivo, que se provee en todo el país, es una plancha con una esponja que se amolda al calzado liberando un agente desinfectante que limpia la suela al ingresar al domicilio.

1.jpg

Mascarillas

Con la pandemia el uso de mascarillas, tapabocas y barbijos en todo el país se impuso como una obligación. Se trata de un producto que se convirtió en vital para la prevención del contagio de Covid-19 y con el que, hasta ahora, casi nadie contaba en su casa.

La demanda trajo iniciativa. Tito Loizeau (Caramba!) y Gastón Greco (Posco) pusieron manos a la obra con las MicroMask, que tienen un diseño innovador que combina cuatro capas protectoras que permiten la libre circulación del aire pero con una protección efectiva. El producto es lavable (y se recomienda hacerlo a diario), viene en un pack especial junto a las instrucciones de uso y 10 filtros de 5 a 10 días de uso cada uno, lo cual le da una vida útil de 50 a 100 días manteniendo sus cualidades originales.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario