Emprendimientos con impacto social, un camino de ida

Ambito BIZ

Las organizaciones colaboran con emprendedores sociales a través de capacitaciones, financiación, mentoreo y compras inclusivas.

El paradigma de la sustentabilidad requiere de la colaboración de todos los actores de la sociedad. Las empresas, además de tener sus programas intra y extramuros, desarrollan alianzas con emprendedores sociales para ayudarlos a escalar, capacitarlos, fondearlos e incorporándolos a su cadena de valor.

Los especialistas consultados coinciden en que se trata de una apuesta a futuro y un aporte a la nueva forma de hacer negocios, sobre todo para los sectores más jóvenes. “Acompañar el desarrollo del segmento emprendedor joven significa fortalecer a quienes generan y potencian el desarrollo económico, productivo y social del país”, define Marcela Cominelli, gerenta de Relaciones Institucionales de Newsan.

Para Constanza Gorleri, gerenta de Sustentabilidad de Banco Galicia, las empresas tienen la responsabilidad de brindar productos y servicios innovadores y advierte que cada vez más los consumidores privilegian a las que posean una mirada social. “Acompañar a los emprendedores es la forma de construir una sociedad más justa, equitativa y atenta al cuidado ambiental”, completa.

María Mérola, directora ejecutiva de Ashoka Argentina, Uruguay & Paraguay evalúa que en la actualidad hay desafíos urgentes “y la única forma de hacer frente a estos retos sistémicos es que todos los actores sociales entiendan su rol como agentes de cambio y actúen en consecuencia”. Considera que las organizaciones tienen un rol primordial en este presente y el apoyo al emprendedurismo es clave. “Es necesario que colaboren con otros actores sociales para impulsar los cambios positivos que el mundo necesita”, explica.

En acción

Las empresas cuentan con varias opciones para colaborar con los emprendimientos sociales que van desde capacitación y financiamiento hasta convertirse en clientes de estos proyectos que ayudan a escalar a través de las compras inclusivas.

El Banco Galicia cuenta desde 2015 con una línea de financiamiento para proyectos sustentables que generen alto impacto social y ambiental. Al momento se estregaron más de $27 millones a personas físicas, jurídicas u ong. “Entre los criterios bajo los cuales son analizados los proyectos se encuentran: que los emprendimientos generen puestos de trabajo en zonas de baja oferta de empleo, contrate personas o proveedores con foco en la inclusión”, comenta Gorleri. Además, recuerda que el primer proyecto financiado con esta la línea fue Xinca, una empresa mendocina que realiza zapatillas, indumentaria y accesorios a partir de textiles y neumáticos de auto reciclados.

Desde la Asociación de Emprendedores de Argentina (ASEA), apuntan al segmento joven mediante una serie de capacitaciones. Una de ellas es el Taller Resolver en donde se realizaron el año pasado encuentros en Tres de Febrero, Quilmes, Pacheco, San Martín y Ezeiza para inspirar y apoyar a jóvenes de escuelas técnicas. Con este taller más de 300 adolescentes pusieron en práctica las herramientas que ofrece la metodología Design Thinking y comenzaron a rodar sus emprendimientos. También desarrollan workshops orientados a emprendedores de base universitaria, entre otras medidas.

“Buscamos alcanzar cada vez a más jóvenes, motivándolos e inspirándolos para que desde una edad temprana vean el camino emprendedor como posibilidad, como salida laboral”, expone Daniel Tricarico, director ejecutivo de ASEA.

Newsan acompaña proyectos de la economía social y emprendimientos de impacto mediante las compras inclusivas, mentoreo y financiamiento. En 2019 a través de este tipo de compras se adquirió más de $50 millones en bienes y servicios a más de 50 cooperativas, organizaciones de la sociedad civil y empresas B. También desarrollaron Newsan IN, una iniciativa comienza con una capacitación de 380 horas de duración donde personas adquieren nuevas habilidades vinculadas a la reparación de electrodomésticos, junto con gestión de negocios y desarrollo de un emprendimiento productivo. La empresa acompaña con el mentoreo y la inversión necesaria para el desarrollo del negocio y posteriormente se convierte en su primer cliente. “Ya son 5 las unidades productivas creadas donde desarrollan sus actividades 70 personas que lograron en 2019 otorgar una segunda vida útil a más de 100.000 electrodomésticos”, completa Cominelli.

Compromiso

Ashoka es una organización que cuenta con una serie de iniciativas para acompañar la colaboración de empresas y emprendedores sociales. Según Mérola, la ayuda de las empresas no debe limitarse a fondos económicos porque de esa manera la relación se diluirá. “Los vínculos virtuosos que generan cambios profundos son los que dan la oportunidad a los emprendedores de participar en distintos aspectos de la actividad de la empresa, y viceversa”, enfatiza.

Además, insiste con la importancia del compromiso de todos los actores de la sociedad. “Una vez que las personas dentro de las empresas se ven a sí mismas como agentes de cambio, acompañar y colaborar con emprendedores sociales se da de manera mucho más natural, y el aprendizaje mutuo es increíble”, concluye.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario