Hernán Schuster: "No tomar riesgos te lleva al fracaso"

Ambito BIZ

Hernán Schuster es fundador de la plataforma Spiquers, una compañía que vincula oradores y conferencistas con empresas. "Es una especie de Tinder del conocimiento porque 'matcheamos' perfiles", explicó en una charla con Ámbito.

Hernán Schuster fue un “bicho de las multinacionales” por más de 16 años. Así le gusta recordar su paso por el mundo corporativo, al que conoce como la palma de su mano. Durante ese tiempo trabajó para distintas empresas de renombre internacional y fue encargado de la unidad de negocios de una de las alimenticias más importantes del mundo: Nestle. Sin embargo cuando dejó la compañía su vida dio un giro de 180 grados que lo llevó a fundar Spiquers, una agencia de oradores y conferencistas.

“Tengo el mejor trabajo del mundo porque estoy todo el tiempo interactuando con gente muy importante en su rama, desde políticos hasta deportistas pasando por neurocientíficos. Yo vivo capacitándome y lo mejor es que esas charlas las paga otro”, contó entre risas Schuster en una charla con Ámbito.

La plataforma nació en el año 2015 y poco a poco fue creciendo a partir de la necesidad real de vincular ambas partes: los oradores y las compañías que los demandan. “Siempre digo que somos una especie de Tinder del conocimiento. ‘Matcheamos’ perfiles”, explicó Schuster. Si bien ese es el objetivo final de la plataforma, no es el único ni el principal, sino que uno de los más importantes es ofrecer consultoría para entender cuál es el objetivo de la empresa y a qué público le quiere hablar. Es decir, el motivo por el cual necesitan contratar al conferencista. “Una vez que tenemos eso claro y comprendemos lo que la empresa desea vemos cuál es el orador que mejor se adapta”, agregó.

Spiquers nuclea actualmente a más de 200 oradores y conferencistas. “Empezamos con las charlas y después formamos la unidad de negocios de eventos propios. También gestionamos los ciclos sobre fracasos, Fuckup Nights y OOPS! El año pasado se sumó Innovación sin Humo. Empezamos a couchear oradores en empresas a nivel local y en Europa”, señaló Schuster. Además de posicionarse como una comunidad de oradores a nivel local el objetivo de Schuster es ampliar el modelo al exterior no solo llevando oradores argentinos sino también creando nuevas redes en otros países que tengan el mismo modelo que Spiquers: “Estoy convencido que el talento argentino es excelente y está muy bien conceptuado y creo que puede funcionar. El objetivo es armar mini redes de oradores en todos los países de gente local”.

Periodista: ¿Cómo fue que surgió la idea de hacer una plataforma como Spiquers?

Hernán Schuster: Siempre me considere un bicho de las multinacionales. La mayor parte de mi carrera la hice en Nestlé. Primero trabajé acá en el país, luego me fui a Chile, después a la casa matriz en Suiza y de ahí a Colombia. Tras ocho años volví al país para hacerme cargo de una unidad de negocios y justo tocó la época de la restricción para importar. La terminamos cerrando porque todos los productos que manejaba eran importados y arregle la desvinculación de la empresa pese a que me ofrecían expatriarme. Cuando salí de Nestlé me agarró una etapa de depresión por haber quedado fuera del mundo corporativo. Fue en ese momento que llegó el click. Una de las cosas que más me gustaba y motivaba era ver las charlas y conferencias, como las TED, y en un momento estando de vacaciones me propuse unir esa pasión con el negocio.

P.: ¿Cuántos oradores tenían en un principio?

H.S.: Cuando empecé era mucho por contacto. Tenía unos 15 o 20 oradores. Le comentaba el proyecto a otros corporativos. Y a medida que me iban pidiendo cosas diferentes tuve que ir armando la red. Hoy en día tenemos más de 200 oradores. Empezamos con las charlas pero después formamos la unidad de negocios de eventos propios. También gestionamos los ciclos sobre fracasos, FuckupNight y OOPS! El año pasado se sumó Innovación sin Humo. Luego empezamos a couchear oradores de las propias empresas a nivel local y en Europa. Ya vamos por el tercer año de los TEDx de Johnson & Johnson. Por lo general solemos trabajar con gente que ya ha dado charlas y lo que hacemos es incrementarles la velocidad de demanda del mercado. También hay quienes que empezaron con ideas interesantes para compartir pero no sabían cómo hacerlo y nosotros para eso tenemos un grupo que coaching de oratoria que trabajan desde el diseño, el storytelling y el humor, con diferentes herramientas, y los ayudamos a completar sus perfiles para dar charlas.

P.: ¿Piensan expandir la idea a otros países?

H.S.: Este año hicimos tres viajes a Perú y otros tres a Colombia. El año que viene estoy yendo para Chile. Estamos en un trabajo de descubrimiento de mercado y de entender cómo nuestra propuesta puede funcionar para afuera. Estoy convencido que el talento argentino es excelente y está muy bien conceptuado afuera y creo que puede funcionar. El objetivo es armar mini redes de oradores en todos los países con gente local. La idea es impulsar eso durante 2020 y ver si seguimos por otro mercado de América Latina.

P.: En los últimos años cerraron muchas empresas, algunas incluso históricas. ¿Cómo se movieron ustedes en ese contexto? ¿Cayó la demanda de charlas? ¿La crisis los golpeó?

H.S.: Honestamente no nos impactó. Hay dos formas de verlo: hay empresas que paran todo en contextos de crisis y otras que apuesta a capacitar gente en momento así. Nosotros estamos mayormente con estas segundas. Tenemos empresas súper regulares, como Banco Galicia. Con ellos comenzamos con una unidad que era “Negocios y Pymes” armando el contenido para el encuentro “Buenos negocios”. Después nos llamaron de otras unidades del propio banco, y de otros bancos. Empresas como American Express o petroleras como Pan American Energy nos convocan mucho.

P.: Con respecto al negocio en sí, ¿cómo es la relación laboral con los oradores?

H.S.: Nosotros cobramos un porcentaje al “speaker” por conseguir la charla. Por la cantidad que manejamos nos reconoce una comisión a nosotros y también le cobramos un servicio a la empresa per se por pensar la asesoría y lo administrativo. Es un modelo de Market Place como Amazon y Mercado Libre que le cobra a los vendedores y a los compradores.

P.: Por el momento no tienen mucha competencia en el sector…

H.S.: Ojalá que aparezcan más agencias como Spiquers. A mí me encanta la competencia porque si la hay quiere decir que estamos haciendo las cosas bien. Una de mis batallas personales es que las empresas inviertan más en el conocimiento. La otra batalla que estamos luchando es con el valor: hay que cambiar la cabeza para dejar de hablar de precio a hablar de valor. Si vas a traer un orador que cuesta 10, seguro perdes 10 porque no te dejó nada. En lugar de eso trae uno de 40 pero que te aporte como si valiera 100.

P.: ¿Cómo es el proceso de selección de los oradores?

H.S.: Lo que hacemos es dividir los oradores en “hacedores” como Gino Tubaro y en “divulgadores” como Sebastián Campanario. Primero vemos en qué grupo están. Luego le pedimos que nos envíen videos para ver cómo la persona se desenvuelve en el escenario. Siempre digo que nosotros estamos en el negocio del “edutainment” porque tenés que saber educar y entretener. Nosotros buscamos que haya un balance entre el contenido y la forma de transmitirlo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario