Inteligencia artificial y big data, socios para la transformación

Ambito BIZ

Se trata de herramientas para almacenar datos, estudiar comportamientos y así mejorar la experiencia de compra. También se utiliza para fidelizar o captar nuevos usuarios.

La pandemia del coronavirus generó cambios en las empresas, no solo el home office llegó para quedarse, sino que cada vez más compañías utilizan la inteligencia artificial y el big data para conocer a sus clientes y captar nuevos usuarios. Lo cierto es que la cuarentena aceleró muchos procesos digitales, por la imposibilidad de acudir a los métodos tradicionales. “Generó que muchas empresas empiecen a tener datos de sus clientes que antes no tenían”, describieron especialistas de la materia.

El big data hace referencia al almacenamiento de los grandes volúmenes de datos con los que cuentan hoy las empresas. “Nosotros capturamos y guardamos cuanta información podamos de nuestros clientes, y con la inteligencia artificial se desarrollan procesos basados en esos datos y patrones de comportamiento, que se usan para corregir errores, evitar fraudes, sugerir acciones o identificar posibles clientes”, explicó Juan Pablo Durán CEO y cofundador Lumile.

“La tecnología hoy nos permite conocer información de nuestros posibles clientes mientras interactúan con nuestras aplicaciones, sean web o mobile, sin que explícitamente dejen sus datos. Esto permite conocer patrones de comportamiento, identificar sus intereses y saber su ubicación geográfica, entre otras cosas”, agregó Durán. Para las empresas contar con esta información es esencial para saber qué servicios o productos pueden ofrecerle a cada usuario y así lograr mayor efectividad.

Si bien no se trata de tecnología nueva, lo cierto es que la pandemia ayudó a que ambas herramientas se expandieran con una rápida velocidad. “Tenemos un aproach 100% data-driven, por lo que utilizamos el big data para potenciar prácticamente la totalidad de las decisiones de marketing y de negocio”, remarcó Martin Zanlungo, media & agencies sr. manager LAS en Johnson & Johnson, asociado de la MMA.

“La inteligencia artificial ya es parte de nuestras ejecuciones de los planes de comunicación. Hace unos años venimos acelerando rápidamente en el mundo del marketing digital y lo que encontramos es que si nuestros partners no tuvieran tecnología que permita automatizar y agilizar procesos y decisiones, sería inviable lograr la eficiencia y la relevancia que nos posibilita alcanzar este sistema”, agregó.

Cada persona, como usuario de internet, redes sociales u otras plataformas va dejando señales a medida que toma decisiones de navegación en los diferentes dispositivos. El marketing digital permite, a partir de diversas estrategias y adopción de tecnología, relevar esos comportamientos y empezar a armar un perfil de cómo es ese potencial consumidor. “Hoy es central para una compañía trabajar en profundidad con lo que denominamos Zero & 1st Party Data. “Zero Party Data” es aquella información personal que el consumidor voluntariamente nos comparte, y “First Party Data” es aquella información no-personal que vamos recolectando a partir de los comportamientos de usuarios en nuestras plataformas, como por ejemplo, en nuestros sitios web”, indicó Zalungo.

El buen uso del big data puede definir una compra. “Hoy tenemos un consumidor que quiere lo que quiere, cuando quiere y cómo lo quiere”. Y es nuestra obligación garantizar que ese proceso de compra tenga la menor fricción. La medición e insights que vamos recolectando en todo el consumer journey y la agilidad con la cual accionamos pueden ser determinantes para que el consumidor compre nuestro producto o elija al competidor”, argumentó Zalungo. “Los modelos predictivos de compra de hoy están basados justamente en este principio, analizando la data de compra de los clientes combinada con otros datos importantes con los que se podría establecer cómo, dónde y cuándo una persona podría comprar un producto determinado”, agregó Alberto Pardo, CEO de Adsmovil.

Pospandemia

Si bien en tiempo de confinamiento estas herramientas se vieron potenciadas por las empresas, ambas llegaron para quedarse y para los especialistas se afianzarán pospandemia. “El mundo pospandemia buscará tener un mejor targeting y mejores niveles de servicio y seguridad. La posibilidad de predicción e identificación de usuarios se vuelve un arma clave y la data es el insumo para lograrlo. Por ejemplo una marca de leches infantiles poder hacer campañas geolocalizadas y con un target único de madres y padres con niños entre 2 y 4 años”, explicó Pardo.

“Partiendo de la base de que la pandemia cambió los hábitos de consumo de las personas en todo el mundo y sin dudas también en la Argentina, las empresas también tienen que cambiar sus hábitos para mejorar sus servicios. Y quienes hagan un buen uso de la información que tienen al alcance de la mano va a ser clave para determinar quiénes serán los verdaderos ganadores después”, remarcó David Reyes, jefe de Desarrollo Comercial de HOP.

Durante la cuarentena, la elección por parte de los consumidores creció en proporción mucho más en entrega a domicilio que retiro en punto pickup. “Pero este último, por el crecimiento absoluto del mercado, también sintió un gran crecimiento respecto de sus volúmenes habituales. También sabemos que a futuro cuando llegue la nueva normalidad y la gente vuelva a salir a la calle, los volúmenes del mercado no volverán a ser los mismos que había prepandemia”, concluyó Reyes de cara al futuro.

Dejá tu comentario