La clave está en el bienestar de los colaboradores

Ambito BIZ

La adaptación a este formato de trabajo ya es oficial y las conexiones humanas son el futuro. Muchas organizaciones ya dieron un paso adelante.

El concepto de un lugar de trabajo híbrido todavía es un proceso en desarrollo. Sin embargo, la mayoría de las organizaciones que dieron un exitoso paso adelante en cuanto a la modalidad virtual tienen dos aspectos claros: en primer lugar, que no hay necesidad de volver al acartonado modelo de oficina centralizada y, en segundo, que un buen empleado puede ser productivo en cualquier lugar si cuenta con condiciones para desempeñarse.

Un estudio de WeWork evidenció que el 90% de los colaboradores quiere regresar a la oficina por lo menos un día a la semana, y de ellos tan solo el 20% quiere volver los cinco días. Otro relevamiento realizado por la misma compañía revela que el 79% de los ejecutivos corporativos tiene planificado permitir a sus colaboradores que dividan su tiempo entre oficinas corporativas y trabajo remoto, si su trabajo lo permite.

Los aires están cambiando. Los empleadores y colaboradores están con más ánimos de regresar a las oficinas adoptando estos modelos híbridos. Una investigación de ManpowerGroup realizada en Argentina revela que 8 de cada 9 colaboradores están buscando un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal, y el 43% cree que estamos en el final del horario de 9 a 18. En línea con esto, se entiende que las organizaciones tienen la oportunidad para construir un futuro que esté más cerca de lo que sabemos que siempre han querido los trabajadores: más flexibilidad, más virtualidad, más confianza y permitir que las personas combinen mejor el trabajo con la vida personal, mientras que las organizaciones puedan aprovechar el talento trabajando desde donde sea.

Para preparar a los colaboradores en esta nueva forma de trabajar, las organizaciones se enfrentan a dos requisitos: satisfacer la necesidad emocional de los empleados de trabajar en grupo y, por otro lado, proporcionarles las condiciones espaciales y de infraestructura adecuadas para realizar sus tareas.

“Sabemos por una vasta experiencia e investigación después del trabajo remoto forzado que muchos colaboradores experimentaron en 2020 la limitación del intercambio humano”, asegura Tomás Calusio, director de WeWork Argentina. “El confinamiento generó un gran aumento de la ansiedad, depresión y estrés, algo que no pasó desapercibido para los líderes organizacionales sensibles que se preocupan por la salud mental de sus equipos”, agrega.

El mayor aporte que los empleadores pueden hacer por los colaboradores es:

  • Devolver la calidez al espacio laboral, sin perder de vista las oportunidades que ofrece una virtualidad gestionada con inteligencia y propósito.
  • Permitirles intercambiar opiniones y puntos de vista en un entorno controlado y óptimo para el trabajo cara a cara, tal como lo puede ofrecer un espacio colaborativo dotado de las mejores condiciones de infraestructura para garantizar un alto desempeño.

Dejá tu comentario