Lo que se viene

Ambito BIZ

Cierre del año 2019: el sector comprometido con la sociedad participación integrada de todos quienes operan en él; marchas y contra marchas en el proyecto de una ley de alquileres en disputa; créditos para viviendas que se complicaron para el posible tomador; diferentes comportamientos de los mercados del interior del país y el de GBA, en este último con fuerte dispersión de valores tanto en los de venta como en los de alquiler e índices en constante baja; el del interior del país con significativos desarrollos inmobiliarios en la grandes capitales de provincias y atractiva actividad en diversas zonas.

Mientras tanto, se mantiene el déficit habitacional de viviendas, lo que muestra que el mercado inmobiliario es de “demanda”.

La asunción del nuevo Gobierno y las primeras declaraciones tanto del presidente de la Nación como de su ministro de Economía dan al sector algunas señales positivas. Por principio y aportando optimismo, si pasamos de una economía financiera a una productiva, seguramente el sector se verá más dinamizado tanto en el mercado residencial, comercial, industrial como en el de oficinas. Si bien habrá una mayor intervención estatal, el foco estará puesto en las viviendas sociales, mencionándose la figura del cooperativismo, lo que daría oportunidades a las empresas constructoras.

La sensibilidad provoca reacciones de lo más dispares. En una reconocida inmobiliaria se recibían innumerables llamados de clientes que querían bajar el precio de su propiedad, otros que pedían retirar el departamento de la venta, otros que querían subir el precio del alquiler y hasta quienes indicaban cambiar el cartel de alquiler por el de venta.

Se afirma que muchas de las reservas acordadas en la semana previa a las elecciones fueron dadas de baja. Es decir que mucha gente asume el rol de “esperar y ver qué pasa”.

Entrando entonces en el mercado productivo -que trasladará sus consecuencias al sector inmobiliario- sus operadores deberán concentrarse en las variables del mercado de demanda para brindar sus servicios y satisfacer a un cliente “siempre insatisfecho”

En conclusión, si estabilizamos inflación y dólar, se generan créditos hipotecarios y confianza, y el mercado podría reaccionar en forma positiva en 2020.

Presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario