Sorteó la cuarentena en China, pero ahora no puede volver a su casa

Ambito BIZ

Una argentina que vive hace más de cuatro años en Xuzhou vino a Buenos Aires antes de que se decreta la cuarentena en China. Ahora no puede regresar. Relación a distancia con su marido, teletrabajo y el desarraigo.

Mercedes Andrés tiene 35 años y hace cuatro años y medio vive en Xuzhou (China) donde trabaja junto a su marido, también argentino, danto clases de español y cultura latinoamericana en la universidad de la ciudad.

Tras estudiar en Argentina Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales, partió a China para hacer un doctorado en educación comparada donde se quedó para enseñar. Viajó en enero a Buenos Aires por tres semanas y todavía no pudo regresar. Primero vivió la cuarentena por el coronavirus a distancia con su marido y ahora la transita junto a su padre en Banfield.

“Me comí la cuarentena de allá con la incertidumbre de mi marido, todos los días hablaba, me iban cancelando lo vuelos, después no me dejaron entrar a China y ahora me toca vivirla en carne propia”, resume

Periodista: ¿Viniste a la Argentina de vacaciones o escapando de China?

Mercedes Andrés: Vine de vacaciones. Salí el 19 de enero de allá, me tomé un tren porque mi vuelo salía de Hong Kong y sabíamos que venía complicado. Yo viajé con barbijo todo el tiempo. De hecho, no había nadie con barbijo. Tuve que viajar hasta Hong Kong porque el 24 era año nuevo y China era una locura de gente movilizándose de un lado para el otro.

P.: ¿Cómo fue el viaje?

M.A.: Llegué el 19 a la tarde a Hong Kong, dormí una noche en un hotel. Ya en Hong Kong había más controles. La gente estaba usando barbijo, pero porque la sociedad hongkonesa es diferente de la china. En el aeropuerto ya estaban tomando la temperatura, todo el mundo con barbijo. Viajé con barbijo a Dallas en EEUU. Ahí ya nadie lo usaba, no había controles aparentes y tampoco paranoia. De EEUU a Ezeiza el vuelo estaba vacío y nadie con barbijo, solamente yo y una familia que cuando vi su pasaporte eran taiwanesa. Todo el mundo nos miraba.

P.: ¿Y cuándo llegaste al país?

M.A.: Cuando llegue, todavía no dimensionaba la realidad de lo que estaba pasando. Viajé a Argentina para conocer a una de mis sobrinas que nació el año pasado y obviamente lo primero que quería hacer es verla a ella, pero las primeras semanas evité el contacto.

P.: ¿Cómo fue vivir de acá cuarentena de tu pareja en China?

M.A.: La información que teníamos era que afectaba a la gente mayor. No sabíamos mucho que era lo que estaba pasando. En China se usa barbijo siempre. El 24 de enero decretaron la cuarenta en el año nuevo chino, estábamos informados porque leíamos noticias sumado a lo que nos contaban, como una china que se fue a París y se bajó la fiebre tomando pastillas. Nos parecía una locura. Gente que se escapa en auto de Wuhan para que no los agarre la cuarentena. Ahora vemos que todo eso está pasando acá.

MERCEDES ANDRES 2.jpg
Con barbijo. Mercedes Andrés realizó todo su viaje desde China con barbijos.

Con barbijo. Mercedes Andrés realizó todo su viaje desde China con barbijos.

P.: ¿Cómo fue la experiencia a la distancia?

M.A.: Fue desesperante, Pablo (su pareja) estaba encerrado en la universidad, no sabía si lo tenía, y hablábamos todo el tiempo. En Argentina, una vez que pasaron mis primeros 15 días comencé a hacer un poco de vida social y desesperada me fui a comprar todo, barbijos, alcohol en gel, todo para llevarme a China.

P.: ¿Acá salías con barbijo?

M.A.: No, la verdad que no. Nosotros en China estábamos usando barbijo, descubrimos hace dos años que cada vez que viajábamos en tren nos agarrábamos una gripe fulminante o que nos agarrábamos algo y por la contaminación también, pero eso nos compramos barbijos buenos. El uso de barbijo en Asia es bastante común.

P.: ¿Cuándo tenías pasaje de regreso?

M.A.: Tenía pasaje de retorno desde el 11 de febrero. EEUU canceló los vuelos a China continental el 29 de enero, yo tenía a Hong Kong con lo cual se mantuvo mi vuelo. Viendo que hacer, le dije a mi pareja, sabiendo que él estaba encerrado en la universidad, decidí posponer en vuelo. Mala decisión. Lo pasé para el 1 de marzo (48 horas antes del primer paciente local). Pero el 26 de febrero cancelaron mi vuelo de Dallas a Hong Kong, llame insistí y cancelé el vuelo. Pensaba volver el 10 de marzo, pero cuando llame a la universidad me dijeron no vengas porque no te vamos a dejar entrar.

P.: ¿Ellos siguen en cuarentena?

M.A.: Lo que pasa es que China de alguna manera esta “libre de coronavirus” y no deja entrar a extranjeros y como yo vivo dentro de la universidad ahora no se puede. A todos los alumnos y profesores extranjeros que quieren entrar no los dejan. Tengo muchos amigos por Europa y Asia dando vueltas. Muchos se volvieron a sus países, estamos todos esperando que nos den el ok. Y ahora tampoco puedo salir de Argentina.

P.: ¿Cómo te manejas con el trabajo?

M.A.: Las clases estaban previstas para comenzar el 17 de febrero y empezaron ese día online. Estoy dando clases online, este semestre me toca lectura y tengo dos materias de cultura y literatura. Las clases en la universidad terminaron el 10 de enero todos los alumnos y los profesores en su gran mayoría son de otras ciudades y quedaron varados. Los docentes dan clases por una aplicación que está asociada al whatsapp chino. Yo les doy clases por chat, abro el chat en la compu, hablamos por ahí, les mando el material, le preparo power point, videos y las clases que son dos horas le doy control de lectura.

P.: ¿Trabajas en la madrugada entonces?

M.A.: Mis clases son a la mañana en China por lo que son a la noche en Argentina. Tengo otra que es las 15.45 de allá que son las 4.45 de acá, que esa no la doy. Les mando el material y confío que lo lean.

P.: ¿Cómo percibís la reacción del pueblo argentino y del chino con respecto a pandemia?

M.A.: Socialmente somos el agua y el aceite. En China hay como un respeto a la autoridad y todo lo que se diga el gobierno se respeta y están convencidos de que lo que ellos decidan va a estar perfecto, con lo cual hubo acatamiento de las regulaciones.

P.: Son más obedientes…

M.A.: En China Hong Kong, Taiwán, Corea y Singapur tienen una tradición confuciana con lo cual ellos obedecen a la autoridad porque la sociedad está jerarquizada. En esas sociedades, la gente usa barbijo cuando esta engripada desde siempre, como un respeto al otro. Entonces en bastante común.

P.: ¿Qué otra diferencia notas?

M.A.: Además, la sociedad china en sí, no es una sociedad que le guste salir con amigos a tomar cerveza y estar de fiesta. Es una sociedad en donde el dinero y el trabajo son muy importantes y por eso comenzaron a encontrar formas de seguir haciendo dinero dentro de su encierro.

P.: ¿Cómo es eso?

M.A.: Todo el mundo siguió haciendo lo que estaba haciendo. Lo que tiene china es que todo el tema del delivery funciona excelente desde antes de esto. Lo que se pida por ejemplo en supermercado, llega en una hora el pedido. En China nunca hubo desabastecimiento esa es otra diferencia.

P.: ¿Qué pasará el 31 de marzo, cuando volves?

M.A.: No sé qué voy a hacer. Por ahora necesito que se calme esto. En China estamos avisados que llegue te derivan a una ciudad que recibe aviones que llegan del extranjero y tenés 14 días de cuarentena en un hotel que ellos te designan y te lo tenes que pagar vos. Cuando vaya estaré encerrada otros 14 días y después no sé si puedo entrar a la universidad. Hasta que el panorama no esté claro en Argentina, supongo que me voy a quedar todo abril.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario