Gobernadores blindan con fondos a intendentes

Ambito Nacional

Buscan solventar gastos clave de los municipios, como los sueldos. El objetivo es hacer frente al parate económico que impactará a los ingresos locales.

En medio de los potenciados desafíos que entraña la pandemia y mientras esperan un imperioso auxilio financiero de la Casa Rosada, los gobernadores salieron a blindar a los intendentes con fondos extra para que puedan hacerle frente al Covid-19 y solventar además gastos clave de los municipios, como los sueldos.

Los jefe comunales se topan por estas horas con las mismas urgencias de los mandatarios: la parálisis de la actividad económica producto de la cuarentena impactará en los ingresos locales, con una merma en las remesas de coparticipación municipal y en las percepción de tasas.

Pero gobernadores e intendentes comparten también la preocupación por potenciales desbordes sociales ante el impacto del aislamiento obligatorio en los ingresos de los sectores más vulnerables.

Una amenaza que buscan menguar, con una redoblada asistencia para esos sectores que requiere, previsiblemente, de fondos adicionales en las cuentas locales.

En esa línea, por caso, el gobernador Axel Kicillof comenzó a enviar en las últimas horas a los intendentes bonaerenses $ 300 millones -bajo el formato de aportes no reembolsables- para fortalecer las políticas locales ante el coronavirus.

La operatoria se activó con un decreto gubernamental del pasado viernes donde se remarca que esos recursos extra apuntan a que “los municipios cumplan exclusivamente con los cometidos enunciados en los considerandos del presente, referidos a la emergencia sanitaria”.

Por su parte, el correntino radical Gustavo Valdés mantuvo un encuentro el pasado lunes con intendentes locales, a quienes les anunció el envío de una ayuda económica de 150 millones de pesos.

Munidos de barbijos y distancias de más de un metro de por medio, allí Valdés y los intendentes “evaluaron las medidas de la emergencia sanitaria y el cumplimiento de la cuarentena en cada una de las localidades”.

En sintonía, en Catamarca, la administración del peronista Raúl Jalil comenzó a transferir a los municipios Aportes del Tesoro Provincial para permitirles lidiar con el retroceso que sufren los ingresos locales.

Se trata de una asistencia “no reintegrable”, cuyo monto quedó atado de acuerdo a las necesidades de cada municipio.

“El gobernador pidió que hagamos un análisis de las necesidades de cada municipio y junto con el ministro de Gobierno, Jorge Moreno, se tomó la decisión de asistir a las municipalidades, de acuerdo a sus necesidades y de acuerdo a los informes oficiales que tenemos”, dijo la subsecretaria de Asuntos Municipales provincial, Andrea Centurión.

En La Pampa, en tanto, el gobierno del justicialista Sergio Ziliotto asignó un aporte extraodinario de $50 millones para municipios y duplicó el monto de la tarjeta alimentaria.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario