Gobernadores PJ refuerzan vínculo entre pedidos a Nación

Ambito Nacional

El chaqueño se muestra activo y busca capitalizar afinidad con Cristina y Alberto Fernández.

Las cumbres entre gobernadores afines al Gobierno nacional tuvieron ayer un nuevo episodio en Chaco, donde el gobernador Jorge Capitanich recibió a su par de San Luis Alberto Rodríguez Saá.

Ambos mandatarios peronistas firmaron el convenio de cooperación “Programas de Formación”, que permitirá el fortalecimiento de los vínculos universitarios y productivos. El acto fue en la localidad de Sáenz Peña, en la sede de la Universidad Nacional del Chaco Austral, y también participó el rector de la Universidad Provincial de Oficios de San Luis, en una suerte de exportación de un programa de oficios que el puntano le ofreció al chaqueño. Previamente, realizaron una visita a la Estación Experimental Agropecuaria del INTA chaqueña.

A través de la firma de este tipo de convenios, hubo acercamientos entre gobernadores alineados a Alberto Fernández. Por caso, la semana pasada el propio Capitanich recibió al santafesino Omar Perotti y al santiagueño Gerardo Zamora, donde resurgió el reclamo de las provincias para que haya una quita de coparticipación a CABA sobre la suba que Mauricio Macri le otorgó en su gestión al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, con motivo del traspaso de la Policía a la órbita municipal.

La liga de gobernadores PJ que se había reconfigurado el año pasado viró en los primeros dos meses de gestión de Alberto Fernández a una discusión bilateral entre las provincias por separado con Nación. En esa lógica, los mandatarios llegan a diario a Buenos Aires para pedir por sus propias necesidades, tal como ocurrió ayer con Juan Manzur. El tucumano visitó los despachos del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y del ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro.

En el caso de Capitanich, aparece en un rol activo en el vínculo entre mandatarios. Inclusive, la llegada de Rodríguez Saá al Chaco fue la noche previa, con reunión en la residencia oficial, en Resistencia, de tono político.

El exjefe de Gabinete de Cristina de Kirchner tuvo un fuerte respaldo de la expresidenta para llegar a la gobernación y desplazar a su exaliado Domingo Peppo. Por lo tanto, junto al bonaerense Axel Kicillof, son los mandatarios más afines al kirchnerismo. Y Capitanich, además, tiene buen vínculo con Alberto. De hecho, la primera provincia que visitó el Presidente a las semanas de asumir fue justamente Chaco. En esa línea, dirigentes peronistas observan los movimientos en el PJ nacional, donde el actual presidente del partido, el sanjuanino José Luis Gioja, tiene mandato hasta mayo. Capitanich es uno de los aspirantes a conseguir esa silla, si bien el exmandatario de San Juan mantiene sus deseos de ser reelecto. Para Alberto Fernández es central que en la estructura del PJ se plasme el armado del Frente de Todos, donde los gobernadores tienen un rol protagónico incluso desde la campaña electoral.

Por ende, uno de los temas que ronda las cumbres también está ligado al destino del partido como espada institucional del Gobierno de Alberto Fernández.

Pedido

En tanto, el paso de Manzur por la Casa Rosada tuvo como eje la reactivación de la obra pública en la provincia, además de la situación económica provincial, con dificultades para afrontar gastos corrientes.

El gobernador tucumano tuvo un mes atrás otro raid por despachos nacionales, cuando consiguió que Nación realizara un adelanto de coparticipación por $1.000 millones utilizados para el pago de salarios.

Manzur catalogó como “positivas” las reuniones con los funcionarios nacionales.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario