Ghi: "En Morón no se atendió lo básico"

Ambito Nacional

El intendente electo por el Frente de Todos retoma comando municipal. El plan para reactivar la economía local y cómo manejar una deuda de $900M.

A los 39 años, Lucas Ghi enfrentará desde este miércoles su tercer mandato como intendente de Morón. La primera vez fue hace más de 10 años cuando debió reemplazar a Martín Sabbatella, quien asumió el cargo de diputado nacional. La segunda, en 2011, al imponerse por el voto popular. Luego de perder el municipio en 2015 a manos de Ramiro Tagliaferro, Ghi vuelve al distrito tras “vivir la ciudad como un vecino más. Con el ojo entrenado y la capacidad de evaluar el impacto de las decisiones”. Y con un objetivo claro: “Terminar con la deuda social y productiva de la ciudad”.

Periodista: ¿Con qué Morón se va a encontrar a partir de este miércoles?

Lucas Ghi: Con un estado que adquirió compromisos que no logró honrar y que me deja un volumen de deuda importante. Con una planta de personal que creció comparativamente en relación a cómo la dejamos en 2015. Un crecimiento que tuvo su pico al ritmo del año electoral y que encontró su máximo en octubre. Algo que no se ve reflejado en servicios para la gente. No se atendieron las cuestiones básicas.

P.: ¿Cómo cuáles?

L.G.: Los servicios se vieron reducidos. El hospital está paralizado. No puede funcionar porque no tiene insumos. Es nuestra obligación atender las necesidades básicas y encima quedamos con una gran deuda y un deterioro productivo y social.

P.: ¿De cuánto es la deuda estimada y cómo se pondrá al día Morón sin desatender las obligaciones primarias?

L.G.: La deuda supera los 900 millones de pesos. Vamos a convocar a una comisión verificadora de crédito para que todos los acreedores puedan acercarse y acreditar si, efectivamente, el servicio fue brindado para de esa manera armar un plan de pago. Lo que no vamos a hacer es resentir un servicio para atender la deuda como tampoco vamos a poner más tasas. En esa tensión tendremos que saber manejarnos.

P.: ¿Cómo se reactiva la economía local?

L.G.: Vamos a fortalecer un programa que teníamos, el “Compre local”. No va a haber ninguna adquisición de bien o servicio para llevar adelante alguna prestación del Estado sin cotejar si tenemos a alguien local que lo pueda resolver. Hoy la participación de proveedores locales es del 15%. Cuando me fui, en 2015, teníamos 70% y lo consideraba bajo. Lo que se hizo en este último Gobierno fue atentar contra el entramado productivo y comercial de nuestra ciudad. El municipio destina 1.000 millones de pesos para la adquisición anual de servicios y hoy el 85% se va para otra ciudad.

P.: ¿De qué manera va a intervenir para recuperar los sectores más comprometidos?

L.G.: Hay un plan armado. Y es nuestro compromiso. Las familias que están en la indigencia son prioridad. En Morón, cuando nos fuimos en 2015, no teníamos comedores comunitarios y hoy a más de 50. Antes, por ejemplo, no podías encontrar un local vacío en el centro comercial. Y hoy sucede. No podemos dejar de lado la problemática del hospital municipal que, literalmente, no puede operar porque no tiene insumos. O lo que pasa en las 20 escuelas municipales que están parcialmente clausuradas y que de esta manera dejan a una parte de nuestra población sin un derecho tan básico como la educación.

P.: ¿De qué manera fortalecerá a la ciudad la unidad política con Axel Kicillof y Alberto Fernández?

L.G.: Para bien, porque en estos cuatro años pudimos reconstruir una mayoría que nos vuelve situar en un lugar de responsabilidad. Me genera alegría que se haya terminado con este gran daño que fue el neoliberalismo en el país. Pero nadie tiene un cheque en blanco y es hora de salir de la lógica de intereses sectoriales y poner al Estado al servicio de la mayoría.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario