Ambito Nacional

Recaudación en las provincias: ¿y de tecnología cómo andamos?

Hace pocos años un famoso cartel advertía: "Justo cuando ya tenía preparadas todas las respuestas, me cambiaron todas las preguntas".

Pocas frases sirven mejor para explicar qué pasa con la recaudación en las provincias. Porque todo el tiempo el foco se coloca en dos ejes, con dos preguntas: primero, cuál es el nivel de déficit respecto de los gastos provinciales. Y segundo, cuán honda es la dependencia respecto del Gobierno nacional. La mirada, una y otra vez, gira alrededor de estos dos temas, monotemas en verdad. Y el diagnóstico casi siempre es negativo, porque las recesiones complican la recaudación local, y el Estado nacional también flaquea en ese contexto tan magro. Todo queda encerrado en un círculo vicioso de llanto, impotencia y falta de dinero.

Volviendo al principio, ¿por qué ahora no cambiamos las preguntas? Que podemos resumir así: ¿de qué herramientas disponen las provincias para recaudar mejor, más rápido, con buena información y mejorando el vínculo con los contribuyentes? La respuesta, claro, contiene una palabra clave: tecnología. Potente elemento que nos abre paso de inmediato a la siguiente cuestión: ¿por qué las agencias de recaudación provinciales (ARP) no podrían acceder a los mejores sistemas disponibles en el mercado? ¿Son acaso las cenicientas del cuento, siempre destinadas a lo peor de la casa, sin instrumentos suficientes para llevar adelante sus metas con éxito? Por supuesto, la respuesta es NO. Las ARP no tienen porqué actuar como acompañantes pasivas, desgreñadas y muñidas con una vieja escoba y un triste balde, mientras en otros sectores la capacidad de innovación y las herramientas tecnológicas avanzan año a año.

Mora y tecnología

El desafío que presentan las ARP es semejante al que debe resolverse en la banca, las empresas de servicios, el retail o las automotrices: cómo reducir los niveles de mora en su cartera de compradores (o contribuyentes), y a la vez cómo mejorar el uso de los recursos, la calidad de la información y la relación con los destinatarios. Con un agregado fundamental: se trata de recursos públicos, que deben estar sometidos al control y seguimiento de los organismos regulatorios y de la opinión pública. Y donde además el principio de igualdad ante la ley obliga a reforzar los instrumentos, de modo que todos paguen lo que corresponde. No más, pero tampoco menos. Y donde por cierto, la evasión pueda ser identificada, medida y comunicada, para que la Justicia prevalezca.

En las empresas nacionales de IT cada día nos preguntamos cómo podemos trasladar toda nuestra experiencia en sistemas, de modo que sea aplicable a diversos ámbitos de la administración pública, porque todos estamos en el mismo barco, se llame Argentina o cada una de las provincias. Por caso, en Émerix, la cobranza es nuestro foco de estudio y de expansión desde hace décadas, con una experiencia de más de 30 años en la industria financiera de Argentina, Ecuador, Panamá, Chile, República Dominicana y Uruguay. Tal fue nuestro origen, cuando éramos un pequeño equipo de jóvenes ingenieros maravillados con las posibilidades de la programación. Paso a paso en todos estos años también hemos desarrollado soluciones de cobranzas para varios otros sectores del mundo productivo, comercial y financiero, siempre alrededor de la cobranza y con las mejores herramientas tecnológicas.

Dimensiones como el recupero de deudas o la calidad en la información obtenida sobre la cartera de clientes (deudores o no) son dos cuestiones centrales para nosotros. También la mejora en la gestión (logramos un crecimiento del 53% promedio en la recaudación, con la misma dotación de personal) y el aumento en la celebración de acuerdos y planes de pago son otros dos ejes que nos definen como generadora de soluciones.

Ese dilema, ese “¿por qué no?”, ese rechazo al papel de cenicientas, lo resolvimos en Émerix hace pocos años, cuando dimos un gran paso adelante en Río Negro, donde aún estamos y seguimos creciendo. Pero la fascinante experiencia en esa hermosa provincia patagónica será material de un próximo capítulo. Continuará.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario