Edición Impresa

Anguilla: el paraíso existe

En el extremo norte del mar Caribe, donde las aguas cristalinas y turquesas bañan las costas de arena blanca, emerge la isla de Anguilla, el sueño cumplido de todo viajero.

En apenas 130 km cuadrados, la isla de Anguilla tiene todo y para todos los presupuestos. Desde villas exclusivas y restaurantes gourmet hasta pequeños hoteles y bares en la playa.

Podemos llegar desde Buenos Aires vía Miami o Panamá hasta St. Maarten y arribar a Anguilla en ferry en tan sólo 20 minutos. Hay un servicio público con varias frecuencias diarias que conectan las dos islas y el costo del boleto por tramo es de 20 dólares. Existe también un servicio privado que se puede contratar en el puerto. Si preferimos llegar por aire, hay avionetas que unen St. Maarten y Anguilla en escasos 7 minutos.

anguila

La cálida hospitalidad isleña

Una vez en la isla, las opciones de alojamiento son variadas y atractivas. La mayoría de los hoteles están sobre la línea de playa y cuentan con vistas increíbles. En Anguilla no hay alojamiento “all inclusive” y esto no es una falta, sino una característica del destino. Este paradisíaco territorio británico de ultramar invita a recorrer sus playas, cayos y acantilados; a conocer a los cordiales lugareños en los mercados y a perderse en largas caminatas por alfombras de arenas blancas. Anguilla no es un lugar para quedarse en el hotel, es un lugar para vivirlo a pleno.

Si nuestra búsqueda se orienta a alojamientos de lujo, el Cuisinart Golf Resort & Spa es uno de los mejores hoteles de la isla y la mejor opción para quienes quieran practicar golf. En Belmond Cap Juluca todas las habitaciones miran al mar y, además de contar un servicio de primer nivel, tiene un bar playeroque bien vale una visita. Sobre el acantilado encontramos el Four Season Resort, que ha recibido el premio como uno de los mejores hoteles del mundo.

Quienes prefieren alojamientos más íntimos, pero igualmente lujosos, los hoteles boutique son el lugar indicado. El Manoah Boutique Hotel se caracteriza por su espectacular gastronomía y el Quintessence Hotel es una mansión ultralujosa con restaurant, spa y cancha de tenis.

Una buena opción de lujo para grupos de hasta 12 o 15 personas es alquilar una villa. Estas señoriales casas cuentan con baño privado en cada habitación, terraza, piscina y hasta se puede contratar el servicio de mayordomo para que se encargue de todo mientras nos dedicamos al descanso total.

También encontramos alojamientos más económicos, pero muy recomendables como el Anguilla Great House. Una pintoresca casa en la playa donde conoceremos la cálida hospitalidad de los lugareños. O el hotel La Vue, en el corazón de Anguilla, íntimo y tradicional que combina buenos precios con una ubicación inmejorable.

Anguila

Vivir Anguilla

Ya instalados en la isla, podemos salir a recorrerla alquilando un auto en las varias agencias que ofrecen el servicio. Para eso es necesario contar con licencia de conducir de Anguilla (además de la de nuestro país de origen), pero esto no resulta un problema dado que es un trámite sencillo que cuesta 20 dólares. Un dato importante, como Anguilla es territorio británico se conduce por la izquierda.

A la hora de disfrutar del mar, Anguilla tiene 33 playas públicas de libre acceso. Cada una de ellas tiene sus propias características y suelen aparecer todos los años en los rankings de las mejores del mundo. Desde amplias y solitarias hasta pequeñas e íntimas, las opciones son muchas y se recomienda tratar de conocer la mayoría de ellas. Dentro de las actividades que ofrece el destino encontramos cabalgatas, scuba diving y surf.

Luego de una mañana de actividad al aire libre, nada mejor que aprovechar los bares de playa para almorzar y disfrutar de la gastronomía isleña. Langosta, frutos de mar, cordero y vegetales cultivados en la isla son algunas de las opciones más recomendables. Al caer la tarde, los bares comienzan la ronda de tragos mientras músicos locales tocan reggae, el ritmo característico de Anguilla.

anguila

Enamorate de mí

Para completar el combo de ofertas que encontramos en este paraíso, las parejas pueden cumplir el sueño de casarse en el Caribe. Anguilla es un destino preparado para brindar la mejor organización para un casamiento inolvidable. En el altar de una antigua iglesia, descalzos en la arena o en un velero recorriendo las costas, podemos decir: “Si, quiero” en una ceremonia única e inolvidable.

Para casarse en Anguilla es necesario arribar dos días hábiles antes de la ceremonia para cumplir los requisitos de residencia, contar con dos testigos y, en caso de un casamiento católico, presentar el acta de bautismo, confirmación y un certificado de soltería emitido por una parroquia local.

Cuando cae la noche, la isla mantiene la tranquilidad que se vivió durante el día. No hay ruidosas discotecas ni bares con la música a todo volumen. La suave cadencia del reggae nos envuelve mientras tomamos un trago acariciados por la cálida brisa marina y vemos cómo el sol, poco a poco, desaparece en el mar.

La mejor isla del Caribe

QCada año, la revista especializada Travel + Leisure pide a sus lectores que compartan sus experiencias de viaje y voten las mejores islas, ciudades, aerolíneas y cruceros para el World’s Best Award. Para elegir la mejor isla, se considera las actividades y vistas, las atracciones naturales, las playas, la gastronomía y la hospitalidad.

Entre las razones por las que Anguilla fue elegida la mejor isla (por tercer año consecutivo), los lectores de la revista mencionan las aguas turquesas que la rodean, las playas, la variedad de actividades que pueden realizarse, la hospitalidad de los anguilenses y la combinación perfecta entre conveniencia y exclusividad

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora