Economía

Aporte de u$s5.000 M evita quiebra de Sears

La tradicional tienda estadounidense podrá mantener abiertas sus 400 sucursales. El dinero llega por un fondo de inversión ligado a su presidente.

Nueva York - La tradicional tienda Sears logró una prórroga en su intento por evitar su total desaparición. Su principal accionista y presidente, Eddie Lampert, ganó un concurso de ofertas para evitar la quiebra, al ofrecer 5.000 millones de dólares.

Lampert, quien llevó a la compañía a una protección por bancarrota, podrá mantener abiertas las aproximadamente 400 tiendas Sears que quedan, lo que significaría que decenas de miles de empleos están a salvo. Pero sigue el interrogante de si Sears, fundada hace 132 años, podrá sobrevivir a la era de Amazon.

Sears presentó en octubre una solicitud de protección de bancarrota del Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos. Entonces tenía 687 tiendas y empleaba a 68.000 personas. En su cúspide en 2012, llegó a tener 4.000 tiendas.

Lampert dice que la compañía todavía tiene potencial, incluso cuando batalla para competir no sólo con Amazon, también con Walmart, Target y las tiendas de gangas que han abierto su propio nicho. Con Lambert, Sears ha sobrevivido al segregar tiendas y vender marcas que se han convertido en sinónimo de la empresa, como Craftsman. Lampert también ha prestado su propio dinero e improvisado acuerdos para mantener a la compañía a flote, aunque los críticos dicen que lo ha hecho con el objetivo de beneficiar a su fondo de inversión ESL.

Hace cuatro años, la compañía creó un fondo de inversión para bienes raíces para obtener ingresos de su enorme cantidad de propiedades. Vendió y alquiló más de 200 propiedades a REIT, donde Lambert es un importante accionista. Lampert es propietario de 31% de las acciones de Sears y su fondo tiene una participación de 18,5%, según FactSet.

Lampert fusionó Sears con Kmart en 2005, unos dos años después de que sacó a Kmart de la bancarrota. Juró regresar la grandeza a Sears, pero eso nunca sucedió. La compañía, golpeada durante la recesión y superada tras ella al cambiar las tendencias del consumidor y ante fuertes rivales, no ha tenido un año rentable desde 2010 y ha sufrido 11 años consecutivos de disminución de ventas anuales.

Agencia AP

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario