Edición Impresa

Arcioni busca inaugurar el postdasnevismo, ante un PJ al acecho

Se consolida el voto provincial. Tras la muerte de Mario Das Neves, su sucesor intenta radicalizar la pulseada contra las vertientes peronistas.

Este fin de semana, Chubut será parte activa de un superdomingo electoral que determinará quiénes gobernarán, durante los próximos cuatro años, en cinco provincias del país. Un día clave para terminar de comprender de qué manera se acomodará el mapa de cara a las PASO nacionales del 11 de agosto.

El actual gobernador Mariano Arcioni, de Chubut al Frente, intentará revalidar su cargo frente a uno de los representantes más fieles del kirchnerismo austral, el intendente de Comodoro Rivadavia, Carlos Linares.

Para los comicios del domingo habrá 1.325 mesas para votar y un total de 442.344 personas habilitados que deberán elegir entre siete listas (sólo una no pasó el corte de las PASO). La elección también permitirá la renovación del congreso local mientras que ciudades de peso como Trelew y Puerto Madryn elegirán intendente y autoridades locales.

Arcioni llega con el antecedente inmediato de haber sacado el 31,7 por ciento de los votos en las primarias mientras que Linares ganó la interna del Frente Patriótico Chubutense con el 16,4 y, en conjunto con los otros candidatos, alcanzó los 32,5. Luego de diferentes especulaciones, el aspirante kirchnerista sumó el apoyo de sus dos excontrincantes: Gustavo Mac Karthy y Omar Burgoa militaron la zona de El Valle en su nombre.

Las encuestas previas muestran al gobernador al frente y su círculo interno lo pone cerca del 40 por ciento, por lo menos 8 puntos por encima de Linares. “Estamos viendo que ganamos en todas las ciudades más importantes, incluso en Comodoro Rivadavia. Esta elección va a determinar que se consolida el recambio generacional”. Del lado del intendente de la ciudad más poblada y candidato opositor, no lo ven igual. “Estamos seguros de que vamos a hacer una gran elección. Está parejo, pero sabemos que en Comodoro ganamos y eso es un gran empujón”.

Lejos, sin chances y casi sin espalda, llega Gustavo Menna, el aspirante macrista de Cambia Chubut, quien en las PASO cosechó el 14 por ciento de los votos. De repetirse la suma, el Gobierno nacional volverá a quedar expuesto en otra elección. En las últimas horas, el candidato macrista manifestó que “es muy difícil ir contra el aparato oficialista”.

La fuerte derrota de las primarias provocó un quiebre interno. Envalentonados tras la convención de la UCR, un grupo de radicales se mostró distante de las políticas del PRO. El extitular de la AMIA Mario Cimadevilla manifestó “que hay muchos candidatos a intendente que no quieren ir con el nombre de Cambiemos”.

Con una elección más polarizada, el oficialismo apuesta a captar una buena cantidad de los sufragios conseguidos por Menna, quien al quedar lejos de la partida se desprendería de una buena porción de votos.

En esa línea, el kirchnerismo viene denunciando, como le dijo Linares a este diario, que “Arcioni tiene muchas cosas de Macri”. La asunción de Gustavo Aguilera como ministro de Infraestructura el mes pasado llamó la atención de todos. Es que el miembro de la fundación Pensar, de clara ligazón macrista, era un acérrimo crítico de la gestión de Arcioni y un defensor de las políticas de Cambiemos.

Pero no se trata del único factor de cambio con respecto a las primarias. Una serie de denuncias contra el oficialismo copó los medios locales. La exministra de Educación, Graciela Cigudosa (octava candidata en la lista de diputados provinciales por Chubut al Frente) afronta una serie de denuncias por sobreprecios en la contratación de empresas para la refacción de más de 40 establecimientos educativos.

Para sumar a la lista de componentes que pueden marcar una diferencia con respecto a las PASO, el oficialismo entiende que es poseedor de una buena tajada del voto en blanco: un 10 por ciento en las primarias. En lo concreto, todos los candidatos esperarán resultados en Comodoro Rivadavia, donde Carlos Linares jugará de local.

La pelea de fondo

A diferencia de otras provincias donde Cambiemos pelea mano a mano con el kirchnerismo o el peronismo, Chubut consolida su voto provincial. Mariano Arcioni llegó el poder en 2015 como vicegobernador de Mario Das Neves y se hizo cargo del poder en noviembre de 2017 tras la muerte del exmandatario.

Pese a que Arcioni, en materia nacional, se mostró cercano a Sergio Massa, son varios los interrogantes que se abren ante los más de 100 mil votos que podría cosechar la fórmula. Un número nada despreciable para el justicialismo no kirchnerista como para el propio Cambiemos.

Por más que Massa se mostró tan victorioso como el propio ganador, mucho dependerá de qué lado elija jugar el líder del Frente Renovador en su intención de llegar a la Casa Rosada.

A la vez, habrá que ver, ahora que se consolidó la fórmula del kirchnerismo de qué manera impacta en las futuras nacionales la imagen de Cristina de Kirchner en la boleta.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario