Edición Impresa

Arenga hoy de Macri: menos “analistas” y más “estrategas”

• PARA PARTE DEL GABINETE EL ALZA DE PRECIOS DEL PRIMER CUATRIMESTRE SE EXPLICA POR LAS ELECCIONES
Quiere que, siguiendo las instrucciones de “Chapadmalal”, haya defensa pública de la estrategia antiinflacionaria del Gobierno.

Mauricio Macri dará hoy una orden concreta a su equipo económico: que públicamente los funcionarios salgan a defender la política antiinflacionaria oficial y que dejen ser "analistas" de la realidad. La orden no es nueva y fue dictada ya en la cumbre de Chapadmalal de febrero de este año; pero el Presidente quiere que la orden se ratifique y que se multiplique. Como cada ministerio debe defender su área, será tarea del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y de los titulares de Hacienda; Nicolás Dujovne; de Trabajo, Jorge Triaca; de Energía, Juan José Aranguren; y de Transporte, Guillermo Dietrich, defender públicamente las políticas antiinflacionarias y, al menos por ahora y hasta nuevo aviso, la meta del 15% para este año.

El Presidente siguió de cerca desde el jueves de la semana anterior tanto el anuncio del INDEC sobre la inflación de marzo del 2,3% y las defensas públicas de alguno de los integrantes del Gabinete. Sabe además el jefe de Estado que para abril la situación continuará siendo complicada y que el dato final podría ser de un alza aún peor para el cuarto mes del año, con lo que para el período enero-abril el alza se ubicaría en 9%. Con ese panorama, sólo será posible ubicar el índice anual por debajo de 20% (la verdadera meta, aún no pública, del macrismo para el 2018), logrando una inflación mensual de entre 1 y 1,5% hasta fin de año. Macri pedirá antes explicaciones sobre cuáles son los argumentos reales con los cuales se asegura que la "mala hora" inflacionaria terminará en abril y que desde mayo comenzarán las buenas noticias. El Jefe de Estado quiere argumentos técnicos y sólidos, primero, y muestras de voluntad después de que todos creen en la teoría y estrategia antiinflacionaria oficial y que están convencidos que tendrá éxito. Y que, sobre todo, la situación está controlada. En parte ese será el mensaje que el propio Macri dará hoy en la Casa Rosada en la reunión de Gabinete que cada quince días organiza el Gobierno y que este martes tendrá un condimento motivacional extra. Algunos sienten que lo que ahora hace falta para superar esta "mala hora" es una fuerte arenga oficialista.

Un argumento que comenzó a circular dentro del Gabinete Económico es que esta "mala hora" inflacionaria del primer cuatrimestre del año tiene su condimento político y una explicación electoral. Se asegura puertas adentro que los incrementos en los servicios públicos aplicados por el Ejecutivo, y que en promedio llegan al 40%, se concentraron en este período para liberar al Gobierno de alzas significativas para los tiempos políticamente más complejos. Según la visión, para cuando el Gobierno esté en plena campaña electoral, los aumentos que resten sólo deberán seguir la inflación (eventualmente un poco más), pero que ya no habrá que salir a explicar ajustes desmedidos que dinamiten los ingresos del público. Según el cronograma del oficialismo estos tiempos electorales comenzarán a medirse desde finalizado el Mundial de Rusia 2018, con lo que para el segundo semestre los incrementos tendrían que estar ya aplicados y en plena vigencia. Luego, hasta las elecciones presidenciales de 2019 sólo habrá oportunidad para subir tarifas acompañando el alza de los precios y algún ajuste más, pero no para incrementos significativos. Mucho menos del tamaño del primer semestre. Al Ministerio de Energía de Juan José Aranguren le quedarán para aplicar alzas entre octubre y noviembre (la corrección inflacionaria por lo que reste del año) y diseñar lo que sucederá el año próximo. Si todo sale bien, para 2018 los incrementos deberían ubicarse entre el 20% y el 30% máximo. Con este nivel de inflación especulan en el Gobierno, para junio de este año las buenas noticias deberían comenzar a aparecer y las alzas de los precios ubicarse ya cerca del 1% anual. La máxima aspiración es que el 15% fallido de 2018 pueda ser realidad en 2019 electoral.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario