Política

Argentina: 10 en organización y acuerdos con avances modernos

La organización para la Cumbre de Líderes del G20 marcó un antes y un después en Argentina en materia de organización de eventos y operativos de seguridad, que contrastaron con el austero comunicado final.

Los principales mandatarios del mundo pudieron sesionar a puertas cerradas en Costa Salguero sin disturbios. Las movilizaciones que se llevaron a cabo el viernes en las inmediaciones del Congreso contaron 22 detenidos que fueron liberados a las pocas horas, y pese a que se incautaron algunos elementos como molotov, no hubo destrozos en la Ciudad.

Parte del éxito en el operativo de seguridad tuvo que ver con la reunión que días antes de la Cumbre mantuvieron las organizaciones sociales con el Ministerio de Seguridad, donde acordaron entre otros puntos, que no habría encapuchados durante la protesta.

Se calcula que la Cumbre costó más de $ 1.000 millones. En octubre, el Gobierno amplió una partida a favor de la empresa OYMYAKON S.A. - FYN S.A. UNION TRANSITORIA en el marco de la licitación pública realizada con el objeto de contratar los servicios de organización integral por $262.437.146,84, que se suman a los originales $ 749.820.419,54.

Sólo el centro de medios montado en Parque Norte para los más de 2.500 periodistas acreditados contaba con regalos de bienvenida, degustación de productos regionales (entre ellos un dispensar de vinos Luigi Bosca), un juego de realidad virtual para conocer el país, modernos livings para hacer transmisiones en vivo y hasta canchas de fútbol especialmente preparadas.

Los líderes del mundo, como actores principales de la Cumbre del G20, degustaron ojo de bife, cordero patagónico y centolla fueguina, entre otros platos. La propia Juliana Awada encabezó su agenda propia, liderando el programa de acompañantes con una recepción y almuerzo en Villa Ocampo, la antigua vivienda de la escritora Victoria Ocampo, y una visita al MALBA.

Sin embargo, no todo fue un diez. En las recepciones de los mandatarios internacionales se vivieron momentos incómodos. Uno de ellos tuvo lugar cuando arribó el francés Emmanuel Macron. Al descender del avión con su esposa, solo encontró a algunos trabajadores de pista junto a la aeronave. Las autoridades oficiales brillaban por su ausencia, por lo que el mandatario saludó a los hombres de chaleco amarillo encargados de guiar a la tripulación.

Comunicado final

La contracara de la pomposa recepción de los líderes fue el magro documento final. El comunicado que los líderes firmaron logró un amplio consenso sobre la necesidad de reformar la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Sin embargo, el texto no detalla cómo se harán esas reformas, que se analizarán en Japón, sede del cónclave el próximo año.

“El comercio internacional y la inversión son motores importantes del crecimiento, la productividad, la innovación, la creación de empleos y el desarrollo. Reconocemos la contribución que el sistema multilateral de comercio ha hecho para ese fin. Actualmente, el sistema no está cumpliendo con sus objetivos y existe margen para mejorar”, señalaron los líderes.

Al igual que en Hamburgo, Estados Unidos ratificó su rechazo al ya entrado en vigor Acuerdo de París, pese a que el resto de los países acordaron la necesidad de redoblar esfuerzos para reducir la emanación de gases efecto invernadero.

"Los firmantes del Acuerdo de París, que también adoptaron el Plan de Acción de Hamburgo, reafirmaron que el Acuerdo de París es irreversible y se comprometieron con su completa implementación”, reza el texto.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario