Política

Argentina logró cargo clave en organismo de control nuclear

El argentino Rafael Grossi fue elegido ayer nuevo director general del Organismo Internacional de Energía Atómica. Reemplaza allí al fallecido Yukiya Amano tras una votación interna celebrada en Viena. El argentino logró 24 votos de los 35 estados que forman la Junta de Gobernadores de la agencia nuclear de la ONU, que es su organismo ejecutivo,

El nombramiento es, esencialmente, un logro personal de Grossi que, aun sin el respaldo fuerte del Gobierno argentino, pudo finalmente llegar al cargo. Hace 3 años, en 2016, Grossi estaba ampliamente en condiciones de pelear por el sillón mayor en la OIEA para el país, pero las prioridades de la Cancillería eran otras. Susana Malcorra se encontraba por entonces en plena carrera para la Secretaría General de las Naciones Unidas, cargo que finalmente no consiguió. La candidatura de Grossi a la OIEA quedó frenada por ese rally electoral de la canciller que le bajó el pulgar.

La elección de Grossi le da a la Argentina acceso a la cocina del poder global y no sólo en materia nuclear. El embajador no tiene color poli tico vernáculo (es un diplomático profesional) y tiene una enorme ventaja respecto del Gobierno de los Fernández: Cristina de Kirchner siempre lo escuchó y consultó sobre cada paso que el mundo avanzó en temas nucleares y también atendió siempre cada una de las explicaciones referidas a Argentina en esos temas.

El OIEA es un organismo de gran peso internacional, encargado de monitorear el uso pacífico de la energía nuclear en todo el mundo, y que ha jugado un papel fundamental en la implementación del acuerdo nuclear con Irán de 2015.

Ayer, en un comunicado, la Cancillería argentina expresó que “se congratula por la elección” y “agradece y destaca el apoyo de la comunidad internacional a tan importante candidatura para el país”.

“La elección de un argentino al frente del OIEA es un reconocimiento a la región de Latinoamérica y del Caribe y su contribución, como zona libre de armas nucleares, para la paz y seguridad internacionales”, dijo el comunicado de Jorge Faurie.

Grossi es un diplomático de carrera con más de 35 años de experiencia profesional en el campo de la no proliferación y el desarme, y actualmente es el Representante Permanente de la República ante el OIEA.

Anteriormente se desempeñó como jefe de Gabinete y director general adjunto del organismo.

El experto argentino fue quien en 2017 advirtió al Ministerio de Defensa que se había registrado una “anomalía hidroacústica” tras la desaparición del submarino ARA San Juan, y el primero que habló de una implosión en la misma zona en la que se perdió todo contacto con la nave.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario