Edición Impresa

Arranca puja por designación de jueces porteños y Larreta llamará a extraordinarias

Horacio Rodríguez Larreta anunció ayer que aceptó la renuncia de dos magistrados del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad, la Corte porteña, que, por jubilarse dejan sus cargos. El jefe de Gobierno anticipó que llamará “antes de las sesiones ordinarias” a la Legislatura, en un proceso, para designación de los reemplazantes, que no es rápido y que se mezclará con los acuerdos políticos en el año electoral.

El Gobierno porteño aceptó ayer la renuncia de los miembros de Ana Conde y José Osvaldo Casas, de quienes consideró que “han ejercido sus funciones con plena consideración y práctica de los principios y valores éticos que deben guiar el actuar de los magistrados” y les agradeció por “los años de servicios prestados como servidores públicos de la judicatura, comprometidos con los valores democráticos y la Justicia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”. Así dice el Decreto 445 que firmó Larreta y difundió el Gobierno de la Ciudad. En el mismo comunicado se anticipa que “antes de que comiencen las sesiones ordinarias, el Poder Ejecutivo enviará los pliegos de los reemplazantes que propone a la Legislatura”, mientras el Tribunal queda integrado por los jueces Alicia Ruiz, Inés Weinberg de Roca y Luis Lozano.

Larreta ya está recibiendo propuestas para los reemplazos. Inclusive se habla de la saliente presidenta del Consejo de la Magistratura porteño, Marcela Basterra, lo cual indicaría la intención del mandatario de contar con “alguien propio”. Pero la definición se entremezcla con las elecciones, que, para cuando el jefe de Gobierno envíe la propuesta de jueces, deberían estar convocadas. Así, el dilema para la renovación de las sillas vacantes en la Corte local, se enlazará, con los acuerdos políticos, que podrían apuntar a sostener las demandas del radicalismo dentro de Cambiemos o quizá aceptar un acuerdo con el peronismo. Para cualquier caso, las vacantes son dos y dan amplitud a la estrategia. Es que, son los bloques de legisladores los que en definitiva deben dar los votos. Por otra parte, el proceso de designación tiene varios pasos. Primero, se dan a conocer los posibles candidatos, sometiéndose así a una suerte de consulta pública. Luego, si hay aceptación, se eleva la propuesta a la Legislatura porteña, para lo cual forzaría a que funcione en el verano.

Luego es la Legislatura la que comienza con el trámite, con un lapso para presentar impugnacione y e llamando a audiencia pública, lo que demandará dos meses como mínimo hasta que finalmente la Legislatura porteña vote a los nominados y asuman sus lugares en la Corte de la Ciudad de Buenos Aires.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora