Política

Arrepentido Fariña volvió a apuntar contra Báez y lo responsabilizó de lavar dinero

En explosiva indagatoria, el mediático afirmó que con fondos ilegales compró un campo en Mendoza, otro en Uruguay, pagó la mitad de la financiera SGI de Elaskar y expatrió u$s30 millones. Cruces de abogados.

La declaración indagatoria del detenido empresario Lázaro Báez que estaba prevista para ayer en el juicio oral que se le sigue por lavado de dinero, se postergó para el miércoles próximo.

El extitular de Austral Construcciones había pedido declarar, pero finalmente no fue trasladado desde el penal de Ezeiza y su defensa pidió postergación. El Tribunal Oral Federal N°4 dispuso nueva fecha para la semana entrante. En tanto en el marco del mismo debate, conocido como ruta del dinero, comenzó a declarar el mediático y arrepentido Leonardo Fariña.

Fariña aseguró que manejó patrimonio “negro” de Báez, y que “todo lo manejaba Lázaro”, respecto a las decisiones finales sobre las operaciones. Aprovechó también para acusar a los defensores de Báez que supuestamente “operaron” contra él en la causa de espionaje en Dolores, a cargo del juez Alejo Ramos Padilla.

El mismo Fariñá pidió ampliar su declaración indagatoria a raíz de documentación nueva que llegó al juzgado de instrucción, un informe del Banco Central de Uruguay relacionado con la compra del campo “El Entrevero”. En su relato, dijo al Tribunal que el financista “Gonzalo Punturo compró una sociedad en España para sacar dinero de Báez del país”.

“Yo envié un mail el 9/3/11 con copia a Martín Báez (hijo de Lázaro) y a Daniel Pérez Gadín (el contador) para que se enviaran 5 millones de dólares para el pago de ‘El entrevero’. El Banco Central del Uruguay corrobora mis dichos”, aseguró Fariña ayer ante los jueces.

“En diciembre de 2010 acuerdo comprarle a Elaskar (Federico, otro acusado del caso) el 50% de SGI por 3 millones 550 mil euros. No hubo más operaciones con Elaskar. El segundo tramo de la compra de SGI (la financiera conocida como La Rosadita) no lo hizo conmigo”, afirmó el “arrepentido”.

Cuando en uno de los tramos del debate la defensa de Leandro Báez, uno de los hijos de Lázaro preguntó si “recibió órdenes de expatriar dinero por parte de Leandro”, Fariña respondió: “No. Todo lo decidía Lázaro”.

“¿Cómo un boludo como yo llegó a tener 11 autos, viajar por el mundo a los 23 años si Lázaro me vio dos veces, como dijo?”, se preguntó irónicamente Fariña. “Yo les di una flota de iPhones encriptados, seamos sensatos”, afirmó. “La empresa de Lázaro era tan trucha que se financiaba con descubiertos del BCRA y facturas apócrifas”, agregó. Esa había sido una de las hipótesis iniciales de la investigación pero quedó congelada. La querella de AFIP pregunta en el marco del interrogatorio con qué fondos compró la Ferrari. “La pagué con el dinero que me pagó Báez”, dijo Fariña. Luego, el tribunal preguntó cómo se vincula Austral Construcciones con las facturas truchas o apócrifas. “Se usaban para convertir lo blanco en negro pero no sé de dónde las sacaban. Una empresa como Austral debía tener una ganancia superior a la que tenía. Dibujaba gastos con facturas truchas. Con dinero negro compré un campo en Mendoza, otro en Uruguay, pagué la mitad de la empresa de Elaskar y expatrié 30 millones de dólares. Todo era negro”, completó Fariña. “Austral Construcciones daba pérdida, por eso tuve que armar el fideicomiso, porque era muy ineficaz. No tiene que ver con el objeto procesal de esta causa. Ya lo declaré en la causa que ustedes me armaron en Dolores, lo que ustedes quisieron hacer conmigo y no lo lograron”, dijo en tono provocador en un cruce con una abogada defensora de Báez.

Aprovechó el juicio para negar públicamente haber sido “guionado”, como había denunciado su exabogada.

“Ustedes operaron contra mí en Dolores, dijeron que yo había sido guionado y porque dijeron eso y trabajaban con mi exabogado y les gusta operar, ustedes me armaron una causa y son tan torpes que ni siquiera me procesaron, pero lo que diga acá puede repercutir en la causa que me armaron en Dolores”, desafió. El mes pasado, el juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla dictó la falta de mérito a los exabogados de Fariña, Giselle Robles y Franco Bindi, que habían sido indagados ante las sospechas de que participaron de la orientación de las declaraciones del arrepentido para involucrar a exfuncionarios. Ramos Padilla recordó que Fariña refirió que los abogados Robles y Bindi actuaban en interés de Lázaro Báez, pero ratificó que lo dicho en sus declaraciones indagatorias del 8 de abril y del 1 de agosto de 2016 fue producto de su propia decisión.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario