Economía

Arriazu: "Es lógico lo que hace el FMI con el desembolso"

El economista Ricardo Arriazu brindó otra clase magistral a la que tiene acostumbrado. Con simpleza y brillantez, dio su diagnóstico, porqué pasó lo que pasó y qué puede pasar de ahora en más.

Enviado especial a San Carlos de Bariloche - El economista Ricardo Arriazu brindó otra clase magistral a la que tiene acostumbrado a los auditorios que tienen la suerte de poder escucharlo. Con simpleza y brillantez, Arriazu dio su diagnóstico, porqué pasó lo que pasó y qué puede pasar de ahora en más. Recordó que ya en los ochenta aconsejó la dolarización porque Argentina ya estaba dolarizada de hecho no de derecho. Claro que señaló que hoy es políticamente imposible hacerlo. Y como le explicó a Paul Volcker (jefe de la Fed) y a Henry Kissinger, en ese caso Argentina necesitaba un prestamista de última instancia (por ejemplo, la Fed, o China con Hong Kong). “Volcker no lo entendió, Kissinger sí porque había vivido el colapso alemán”, contó Arriazu. Por eso aconseja, por lo menos, simular un sistema de dolarización, como hizo Israel.

Otra anécdota, muy vigente hoy en día, estuvo relacionada con su experiencia como negociador con el FMI. “Fui enviado a negociar. La noche anterior me pasaron un papelito debajo de la puerta del hotel que decía que el ministro de Economía había renunciado, y no me avisó nada, me enteré ahí. Igual fui al Fondo a cumplir con mi misión. Las autoridades del FMI me dijeron que podíamos ver todos los indicadores y metas, etc. etc. pero hablar de la capacidad de repago futura eso es un tema para las nuevas autoridades”, recordó. “Por eso es que el Fondo solo va a hablar con Fernández, ese fue el mensaje, ese es el criterio del organismo. El desembolso es tema del próximo gobierno”, explicó Arriazu. Al respecto, abordó el tema de la deuda: antes de las PASO se suponía que iba a haber un rollover de las Letes del 30% este año y 0% en 2020 por lo que las necesidades de financiamiento era de u$s31.000 millones, eso era lo que faltaba. Tras las PASO ahora con déficit fiscal, sin desembolso del FMI, las Letes, el fin del REPO, las necesidades del 2019 era u$s5.000 millones y u$s27.000 millones en 2020. Al reperfilar u$s8.000 millones del 2019, así cierran el año, pasan al 2020, o sea, que ahora faltan u$s35.000 millones. Sin financiamiento ni reprogramación será muy difícil.

Arriazu explicó que bajar la inflación en el corto plazo requiere no tener déficit fiscal, no emitir, tener un tipo de cambio estable y romper la calesita de la indexación. Eso lo hizo Cavallo. Cualquier otra fórmula tiene patas cortas. “Una devaluación bien hecha es cuando el 90% pasa a precios en 12 meses, una mal hecha es cuando pasa el 110%”, aclaró.

Imaginó tres escenarios posibles, en función de lo que se viene escuchando. Alertó que el problema es que conviven dentro del Frente de Todos, los heterodoxos y los moderados. No se sabe quién ganará la pulseada, pero Arriazu proyectó un escenario donde ganan los moderados y hay acuerdo con gobernadores PJ, CGT, FMI y el mercado, se reconoce la restricción presupuestaria y van haciendo los deberes (más impuestos al campo, bancos y otros), renegocian con el Fondo a cambio de reformas estructurales, etc. En este caso el comienzo será duro pero en el segundo semestre comenzaría la recuperación, porque el mercado querrá ver a Alberto antes de confiar. Un segundo escenario, donde hay un mix entre ambas facciones (pacto fiscal, suba de salarios y jubilaciones y planes, emisión, cae acuerdo con FMI, etc.). Al principio habrá una mejora pero luego volverá la inflación y los mercados negros. Igual que el gradualismo, conduce a un shock o a un desastre. Y un tercer escenario donde viene el populismo económico. Ahí habrá una fuerte aumento de la actividad pero luego comenzarán los problemas de escasez similares a los del 1974/75, inflación, crisis y después Dios dirá.

Prevén leve recuperación para 2020

San Carlos de Bariloche. En el marco de la 40° Convención Anual del Instituto Argentino de Finanzas se conocieron los resultados de una encuesta realizada por la consultora EY Argentina y el IAEF sobre las fuentes de financiamiento y las perspectivas de inversión de las empresas: las expectativas para el próximo año continúan siendo bajas, el 55% de las empresas aún piensa que podrán incrementar sus ventas, solo el 11% espera mantenerlas y el 34% espera que caerán, mientras que por el lado de la rentabilidad esperada un 42% cree que crecerá, otro 42% que caerá y el resto (17%) que se mantendrá.

Encuesta de Financiación e inversión 2019.pdf
Encuesta de Financiación e inversión 2019

Según el relevamiento entre 60 compañías que representan los principales sectores económicos, este año el 42% de las empresas verá caer sus ventas (un 47% aumentar y 11% mantener) y el 51% verá caer su rentabilidad (36% aumentará y 13% la mantiene). Con respecto a las perspectivas de inversiones, el 53% consideró que se mantendrán al mismo nivel del 2019 (el más bajo desde 2014), el 25% que crecerán y el 23% que las reducirán (el recorte más alto desde 2016). Por otro lado, el 38% está evaluando tomar deuda el próximo año.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario