Avanza plan de ajuste global

Autos

En plena retracción del consumo a causa del coronavirus, la alianza entre Nissan y Renault revisó sus planes productivos y apunta a una reducción de su capacidad para los próximos años, con cierre de plantas a nivel internacional.

En esa línea, la japonesa Nissan anunció la semana pasada el cierre de una planta en España, mientras que su socio francés Renault suprimirá unos 15.000 puestos de trabajo en todo el mundo, para resistir a la crisis sanitaria. El plan prevé reducir su plantel de empleados a través de jubilaciones anticipadas, medidas de movilidad interna o reconversión. De los 15.000 empleos que planea suprimir Renault, 4.600 se encuentran en Francia.

El plan de ahorro de 2.000 millones de euros se repartirá en “un tercio en producción, un tercio en ingeniería y un tercio en gastos de estructura, márketing y distribución”, según las mismas fuentes.

Previamente, Nissan, afectado por la crisis del Covid, confirmó su intención de cerrar su planta de Barcelona, que emplea a 3.000 trabajadores, en el marco de un plan para reducir su producción en cerca de un 20% hasta marzo de 2023.

Según los sindicatos locales, 22.000 empleos indirectos también dependen de esta fábrica, que elabora todo-terrenos, pickup y la furgoneta eléctrica NV200. Se trata de un duro golpe para España, segundo mayor fabricante de automóviles de la UE, un sector que representa el 10% de su PBI.

Por su parte, Renault solo cerrará una fábrica de las 14 que tiene en Francia, confirmó la compañía el viernes. En el resto del mundo la compañía anunció que prevé ajustar la producción.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario