Economía

Avanza pago de deudas con Letras

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) tiene previsto habilitar esta semana en su página web los aplicativos on line para posibilitar el pago de Aportes y Contribuciones a la Seguridad Social con Letras del Tesoro “reperfiladas”. Según anticipó el titular de la AFIP, Leandro Cuccioli, la semana pasada, al presentar los resultado de la recaudación de agosto, los nuevos campos para que los contribuyentes puedan cargar la información estarán listos mañana, aunque se informó que se podrá empezar a pagar a la semana siguiente.

Junto con ello, el organismo recaudador tiene que publicar una resolución que torne operativo lo dispuesto por el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 609 del Poder Ejecutivo.

De acuerdo con lo dispuesto, la AFIP recibirá Letes, Leliqs, Lecer y Lecap que entraron en el reperfilamiento “a valor nominal más los intereses” que hubieran devengado hasta su vencimiento. No es necesario que el contribuyente sea el tenedor original de los títulos, de modo que podrá adquirirlos en el mercado secundario, en el cual el valor real es muy bajo.

Las deudas que pueden entrar son hasta el 31 de julio. Los créditos en pesos que generen los bonos transferidos a la AFIP tendrán vigencia hasta el 31 de diciembre de 2021. Eso implica que hasta ese día las empresas que hayan usado la modalidad tendrán tiempo para imputar el concepto del pago.

Lo que se podrá pagar, según indica el decreto, es aportes y contribuciones con destino al Sistema Previsional Integrado Argentino (SIPA); aportes y contribuciones para el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (PAMI), las contribuciones al régimen nacional de Asignaciones Familiares, y las contribuciones al Fondo Nacional de Empleo.

Por otro lado, en la AFIP descartaron por el momento que se pueda ampliar el universo de tributos cuyos vencimientos se puedan cancelar con títulos públicos, tal cual sugieren profesionales de las ciencias económicas.

La explicación es que sumar impuestos como el IVA o Ganancias, que son los más gravosos, implicaría abrir una negociación con los gobernadores, porque se trata de gravámenes que se coparticipan. La relación fiscal de la Nación con las provincias ya quedó resentida desde el día en que el gobierno anunció una reducción a cero del IVA a alimentos a la canasta básica porque impactó seriamente en las tesorerías de los estados subnacionales. Las contribuciones a la Seguridad Social eran el único impuesto que tiene importancia en la estructura fiscal de las empresas que no es coparticipable.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario