Edición Impresa

Balances: resultados esperados con interrogantes

En línea con previsiones, los balances de los bancos que cotizan en la Bolsa porteña mostraron números positivos en términos nominales en el primer trimestre del año. Sin embargo, las cifras esconden bajo la superficie algunas señales preocupantes, como el crecimiento de los cargos por incobrabilidad.

En línea con las expectativas del mercado, no demasiado ambiciosas dado el complejo escenario recesivo que transita la actividad económica, los balances de los bancos que cotizan en la Bolsa porteña mostraron resultados positivos (de entre $589 y $9.000 millones) en términos nominales durante el primer trimestre del año, explicados esencialmente por los ingresos generados de la venta de Prisma, y por las ganancias que les reportaron las Leliq del Banco Central. De todos modos, los números presentados ante BYMA esconden bajo la superficie algunas señales preocupantes, como la fuerte caída de los préstamos al sector privado -en términos reales-, el crecimiento de los cargos por incobrabilidad, sin soslayar el hecho de que algunos de los resultados, ajustados por la galopante inflación, se vuelven negativos.

Galicia, Francés, Macro, y Supervielle, las cuatro entidades que operan en el S&P Merval, dieron a conocer la semana pasada sus estados contables, que arrojaron varias aristas para analizar ante los ojos del mercado. “El headline luce bien. Incluso, al excluir la venta de Prisma del Estado en Resultados, se observa que los bancos han logrado elevar sus ROAE (Return On Average Equity, o Retorno sobre el Patrimonio Neto Promedio) respecto al cuarto trimestre de 2018, ubicándose en valores más que atractivos en términos nominales, principalmente por fuerte spread entre la tasa de Leliqs vs. la Badlar”, indica Leonardo Chialva, socio de Delphos Investment. Pero, en la medida en que se profundiza el análisis, el deterioro de la actividad económica junto con la elevada tasa de política monetaria (superó el 74% anual en abril) comienzan a evidenciarse en algunos de sus números.

El primer ítem que llamó la atención de los analistas fueron los cargos por incobrabilidad. En Galicia y Francés se duplicaron frente al último trimestre de 2018 y en Macro casi se triplicaron (se incluye también incobrabilidad de Prisma, que en lo sucesivo su efecto saldría del balance). “La volatilidad del tipo de cambio exhibida en abril y la aún elevada tasa de política monetaria no nos hacen creer que esta tendencia vaya a cambiar, no al menos en el corto plazo”, dice Chialva.

Por su parte, Sergio Morales, presidente del Centro Latinoamericano de Inversiones (CELAI) resaltó que “si bien existe un cierto deterioro del sector y los préstamos con problemas de pagos siguen creciendo, hay que tener en cuenta que impactó el caso particular de Molino Cañuelas y Compañía Argentina de Granos (CAGSA)”, por su deuda impaga de unos u$s1.500 millones a más de 20 bancos. Es decir, hubo un caso en particular que afectó los niveles de incobrabilidad, por ende el riesgo sistémico se mantiene en niveles no preocupantes por ahora, explica Morales.

Para Ariel Sbdar, jefe de Estrategia en el Banco Industrial, “limpiando la venta de Prisma del resultado, los números no son tan buenos. Las entidades están teniendo problemas en la parte operativa, y ganan menos porque los préstamos están creciendo muy por debajo de la inflación, debido a las altas tasas”. Ejemplificó con la cartera de créditos del Galicia, que se mantuvo casi estable (frente al último trimestre de 2018), y crece sólo 19% en un año. “Gran parte de sus ingresos provienen de las Leliq. De todos modos, desde que inició mayo el spread entre Leliq y Badlar se achicó debido a la nueva regla de plazos fijos online para no clientes que están pagando hasta un 56% (BICE)”, subrayó Sbdar.

En conclusión, los bancos lograron mantener su Retorno sobre el Patrimonio Neto atractivos, dando la ilusión de buenos números, pero la dinámica que viene transitando el sector hace creer que difícilmente dichos ROAE se mantengan (salvo que el contexto cambie). Será fundamental ver los próximos resultados para ir tomándoles el pulso a los bancos, afirman desde Delphos.

SÍNTESIS

Galicia ganó $9.037 millones, incluyendo la venta de Prisma, pero en caso de aplicar el ajuste por inflación, el resultado hubiera sido de $4.089 millones (caída trimestral del 48%).

Macro presentó ganancias por $7.343 millones (incluyendo Prisma). No obstante, el efecto de aplicar el ajuste por inflación reflejaría una pérdida de $805 millones.

Francés, también beneficiado por la venta de Prisma, reportó un resultado de $6.008 millones, 289% superior al balance presentado hace un año. Sin el ingreso de Prisma, el resultado hubiera sido $3.892 millones (crecimiento trimestral del 33% y del 152% interanual).

Supervielle registró una modesta ganancia de $589 millones, frente a los $707 millones del último trimestre de 2018. Cabe aclarar que este banco no tenía participación en Prisma.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario