Economía

Bancarios y fintech se acusan de violencia laboral y sindical

La pelea entre el gremio y Mercado Libre siguió escalando. Palazzo dijo que las empresas de finanzas digitales ejercen "destrato" con sus trabajadores. La cámara denunció "prepotencia" del sindicato.

El conflicto de intereses entre el sindicato de bancarios con Marcos Galperin por el encuadre gremial de los empleados de Mercado Libre ayer subió otro escalón. La Bancaria redobló las críticas contra todo el sector de fintech, argumentando que ejercen “violencia laboral”. Y apuntó además directamente contra Mercado Pago, subsidiaria de Mercado Libre que se encarga de manejar el sistema de pagos de la plataforma de ventas online.

Desde la cámara que agrupa a estas empresas de finanzas digitales retrucaron en la misma sintonía: “Manifestamos nuestro profundo rechazo en la utilización del enfrentamiento, la intimidación y la prepotencia como formas de encuadrar a trabajadores de manera ilegal y sin respetar el marco vigente en actividades no alcanzadas por el marco gremial bancario”.

Algunas horas antes, había sido Mercado Pago la que cargó las tintas de la discusión en otro comunicado. Expresó su repudio “al camino de la violencia verbal y las amenazas que dificultan el desarrollo de la industria en el país”.

Tras las primeras declaraciones públicas que hizo el lunes pasado Sergio Palazzo, titular de La Bancaria, Marcos Galperin se limitó a responder con un mensaje irónico en Twitter. “Acá, repasando la lista de nuevos #amigos2019. Pareciera que sólo falta la Conmebol y están todos! #quepais”, escribió y se automarginó de la discusión.

Pero Palazzo siguió reafirmando su reclamo de afiliar a todos los trabajadores de Mercado Pago por entender que es una entidad financiera similar a un banco. Y extendió el criterio a todas las fintech que operan en el país, en términos inusualmente duros.

“Hay violencia laboral en Mercado Pago, comenzando por la violencia del fraude que supone negarle las condiciones de nuestro Convenio Colectivo a sus trabajadores, imponiéndoles salarios y otras condiciones laborales que las que corresponden. Su regla general es el destrato”, planteó en un comunicado. “Lo mismo sucede con los trabajadores de las empresas denominadas Fintech y de otras plataformas digitales que de manera abierta o encubierta tienen por actividad principal real la financiera”, añadió.

“Estas entidades operan sin el necesario control para salvaguardar el interés público, los derechos de los usuarios y del patrimonio de los terceros que en definitiva están administrando. Esas entidades se apropian sin consentimiento, control y debido resguardo de datos personales de millones de personas, con riesgo cierto para las personas físicas y jurídicas involucradas en sus operaciones. Las mismas pueden suponer incluso maniobras de elusión tributaria, e incluso de lavado de dinero”, señaló Palazzo.

En su defensa, Mercado Pago sostuvo: “El pedido infundado de más regulación y encuadre a su sindicato por parte de la Asociación Bancaria no tiene el objetivo de promover la inclusión financiera y el empleo, sino de seguir defendiendo un sistema dominante, que retrasa e impide generar nuevas oportunidades”.

A su vez, la Cámara Fintech planteó: “Ninguna de las empresas miembros de la Cámara Argentina de Fintech realiza actividades bancarias en sus múltiples modelos de negocios, ni puede pensarse que por incorporar tecnología -tal como lo están haciendo algunos bancos- deban ser encuadradas como actividad bancaria”.

“Es inexplicable la pretensión de la Asociación Bancaria de forzar sus propios estatutos y el marco legal vigente para sumar a los trabajadores de las empresas fintech dentro de una asociación gremial bancaria. Se trata de un pedido anacrónico, que busca perjudicar a una naciente e innovadora actividad que está generando nuevas oportunidades para millones de personas en nuestro país.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario