Edición Impresa

Bancarrota

Madison, EE.UU. - Uno de los fabricantes de armas más antiguos de Estados Unidos, la empresa Remington, se declaró en bancarrota debido a la caída de la demanda de pistolas y rifles, y a las grandes deudas de la compañía. Remington Outdoor Company se presentó a concurso de acreedores para que la firma, fundada en 1816, pueda seguir funcionando mientras reduce su enorme carga de deuda. La decisión forma parte de un acuerdo con los bancos e inversores, informó Remington. El plan de rescate busca reducir las deudas en unos 700 millones de dólares y conseguir más de 100 millones de dólares de nuevo capital para mantener el negocio. Hasta ahora Remington pertenecía al fondo de inversiones Cerberus, que compró la empresa en 2007.

Agencia DPA

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario