Mundo

Barcelona vivió otra noche de protestas con represión policial y denuncias de "infiltrados"

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, condenó los disturbios que dejaron 125 heridos en 24 horas y al menos 50 detenidos. La región se encuentra en un clima de tensión luego de que el Tribunal Superior de España sentenciara a líderes catalanes por el intento separatista de 2017.

Barcelona vivió este miércoles su tercera noche consecutiva de disturbios y represión policial que culminó con un centenar de heridos y al menos 50 detenidos en 24 horas. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, condenó los hechos, denuncio la presencia de “infiltrados” en las marchas y pidió el cese de la violencia.

Los disturbios tuvieron lugar esta noche frente a las oficinas de la Consejeria de Interior de Cataluña, en Barcelona, que incluían un gigantesco incendio al lado de una estación de servicio y choques con la policía, cuando una multitud se agolpó frente a la sede de gobierno para reclamar la renuncia del titular de la institución, Miguel Bruch.

Los incidentes suceden por tercer día consecutivo luego de que, el lunes, la justicia le diera penas de hasta 13 años de prisión a los líderes separatistas catalanes que hace dos años proclamaron la independencia de la región.

Policia en Barcelona.mp4
El avance de la Policía Nacional sobre los manifestantes en Barcelona.

La multitud se desplazó hasta la sede de la Consejería, en Diputación y Sant Joan, luego de participar de una concentración pacífica a algunas cuadras de allí, en Marina y Gran Via, aunque para esta segunda parada Télam pudo ver a muchos de los manifestantes pertrechados con grandes piedras y palos para enfrentar a la policía.

Los ciudadanos enarbolaron y lanzaron al aire papel higiénico con la consigna de que lo hacían "por toda la mierda" que adjudican al fallo judicial que afectó a los separatistas.

Además de arrojar piedras y palos contra la sede de la Consejería, los más exaltados iniciaron un enorme incendio a pocos metros de una estación de servicio, lo que motivó la inmediata presencia en el lugar de los bomberos, que intentaron evitar una catástrofe.

Cataluña afrontó este miércoles su tercera jornada consecutiva de movilizaciones en un clima tenso, luego de una noche de disturbios generalizados que mostraron la radicalización de un sector del independentismo en su estrategia de respuesta a las condenas para los líderes del fallido proceso de secesión de 2017.

Los disturbios de anoche ya habían dejado 125 heridos, 74 de ellos en Barcelona, aunque ninguno de gravedad, según informó el Sistema de Emergencias de Cataluña.

Además, 51 manifestantes habían sido detenidos, de acuerdo con cifras del Gobierno. Pese a las tensas manifestaciones, la jornada estuvo marcada por decenas de movilizaciones en toda la región.

Embed

El presidente catalán, Quim Torra, condenó los disturbios y pidió el cese de la violencia que está teniendo lugar en Barcelona y otras ciudades catalanas, que atribuyó a "infiltrados" que buscan manchar la imagen del movimiento independentista.

"Hago una llamada a la calma y a la serenidad; el movimiento independentista no ha sido ni es violento", dijo Torra en una comparecencia institucional emitida por TV.

"No se pueden permitir estos incidentes, no hay justificación ni razón para quemar coches ni para ningún acto vandálico; la protesta ha de ser siempre pacífica", añadió.

El líder secesionista aseguró también que es "normal y bueno protestar por una sentencia injusta y absolutamente aberrante", pero añadió: "No podemos permitir que grupos de infiltrados y provocadores destruyan la imagen del independentismo".

"No podemos caer en la trampa, no podemos aceptar que pocos que no nos representan rompan el camino que ha seguido el independentismo", subrayó.

"El 1 de octubre derrotamos al Estado sin destrozar nada; el independentismo construye, no destroza", insistió, mencionando la fecha del referendo de autodeterminación celebrado bajo prohibición en 2017.

"Serenidad, determinación, civismo y no violencia", insistió el líder secesionista mientras en Barcelona continuaban los violentos disturbios que por segundo día consecutivo empañan las protestas del movimiento secesionista.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario