Edición Impresa

Bariloche, la vedette de la temporada

La ciudad emblema de la Patagonia argentina disfruta un invierno récord: picos de 40 vuelos diarios, cinco centros de esquí a pleno y el ansiado regreso masivo de brasileños.

La Patagonia argentina ofrece un espectáculo natural inolvidable los 365 días del año, pero en otoño e invierno se muestra en todo su esplendor. San Carlos de Bariloche es uno de sus grandes referentes. Durante agosto y septiembre, la nieve es la gran protagonista en el mayor centro de esquí de Sudamérica.

“Esta es una temporada récord, en la que se proyecta que vamos a alcanzar los 380 mil turistas. Bariloche tiene una ocupación de más del 95 por ciento, una de las mayores de los últimos años”, cuenta Diego Piquín, director ejecutivo de EMPROTUR. Son varios puntos que hay para destacar este 2019. Por un lado, récord de vuelos, récord de turistas y récord de visitantes provenientes de Brasil.

“La ciudad proyecta llegar al mayor número de vuelos de su historia. Hasta el año pasado, habíamos tenido un pico de 35 vuelos en un día en el aeropuerto local. Pero este año va a haber días de más de 40. Hay siete aerolíneas de cabotaje que vuelan a Bariloche y tenemos tres vuelos directos desde San Pablo. Los vuelos de cabotaje llegan desde Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Rosario y Tucumán. Desde Brasil hay 13 vuelos semanales”, relata el funcionario. Se estima que arribarán 60 mil turistas brasileños y otros 15 mil desde Chile, por avión. “Apostamos a la continuidad de la mejora de la conectividad, que ha sido sin duda uno de los motores de esta exitosa temporada”, concluye el funcionario.

BARILOCHE4.jpg

La ciudad cuenta con cinco centros invernales, que actualmente se encuentran cubiertos de nieve. El Cerro Catedral este año realizó varias mejoras en infraestructura. Entre ellas inauguró la Magic Carpet -cinta transportadora- en la base de la montaña para los principiantes, mejoras en la Pista Panorámica, en el sistema de fabricación de nieve y eventos de primer nivel, como el Congreso Internacional de Patrulleros y el Mundial de Voley en la Nieve. También se invirtió en mejoras en los medios de elevación. Además, se realizó un rediseño de la pista panorámica y la construcción de la estación superior de telesilla La Hoya.

Los más aventureros y amantes de la adrenalina podrán disfrutar del Catedral Show Park, que exigirá lo máximo de cada snowbordista. Entre el 7 y el 14 de septiembre servirá de escenario para el Congreso Internacional de Pisteros Socorristas de todo el mundo.

Tanto deporte y desgaste físico abren el apetito de los visitantes, por eso Bariloche también puso el foco en que los esquiadores puedan disfrutar de los mejores platos en la montaña. El emblemático Refugio Lynch abrió sus puestas con edificio renovado y una nueva propuesta gastronómica. Ya se ha convertido en un clásico de cada temporada.

LA NIEVE ALTERNATIVA

Los esquíes o el snowboard no son la única manera de disfrutar la nieve. Aquellos que no se animan a bajar la montaña pueden encontrar otras maneras de vivir el paisaje blanco. Una de ellas es el centro de esquí nórdico, donde se puede practicar esquí de fondo con 10 kilómetros de pistas, andar en cuatriciclos con orugas en la nieve o disfrutar de una Noche Nórdica en la montaña, en un refugio propio. También se realizan caminatas especiales con raquetas de nieve.

Otra opción es el centro Piedras Blancas, un parque de diversiones en la nieve cerca del centro de la ciudad. El paseo incluye la posibilidad de disfrutar de trineos de nieve en 4 pistas de 800 metros. O un recorrido nocturno, con cena incluida. Una de sus principales atracciones es el ZipLine, que consiste en deslizarse por un cable desde la cumbre, simulando un vuelo en ala delta o parapente en dos tramos: uno de 1 kilómetro y otro de 500 metros.

Otra manera de entretenerse en Piedras Blancas es el Tubing, que son donas inflables con las que se puede hacer un descenso de 800 metros. Este año, el parque se presenta como una opción familiar, ya que agregó atracciones para niños de 2 a 10 años como el mini zipline, el mini tubing y sorpresas en la base.

El Cerro Otto también ofrece diversiones en la nieve, además de su tradicional confitería giratoria. Entre las actividades hay trineos, caminatas y juegos. El complejo cuenta con galería de arte, microcine, terrazas panorámicas, el funicular en la cumbre y el simulador de vuelo en parapente.

bariloche1.jpg

SELLO GASTRONÓMICO LOCAL

La gastronomía es otro de los platos fuertes. El chocolate es uno de los productos típicos de la ciudad y ya se convirtió en sinónimo de Bariloche. Hoy existen más de 20 chocolaterías, casi todas con presencia en el centro urbano.

La calle Mitre se transformó en “la calle del chocolate”. La mayoría de los locales ofrecen también cafetería, pastelería, y helados artesanales.

Otros circuitos son las cervecerías artesanales, que año a año van proliferando en su variedad de sabores y en la cantidad de establecimientos. Los vinos, el cordero patagónico, la trucha, el ciervo son otros de los clásicos del sur, que se pueden degustar en los restaurantes tradicionales de la ciudad, que cuentan con chefs de reconocido prestigio.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora