Edición Impresa

Batacazo de Perotti le devuelve al peronismo la gobernación de Santa Fe

Venció al socialismo que gobierna la provincia desde 2007. La Casa Rosada reconoció el buen diálogo con el senador y apuesta a lograr su respaldo en las presidenciales. La fórmula del PJ sumó a distintos sectores, incluido el Frente Renovador de Sergio Massa.

El peronismo unido logró recuperar, después de 12 años, la gobernación de Santa Fe de la mano del senador nacional Omar Perotti (Frente Juntos), que venció por más de cuatro puntos al candidato del Frente Progresista Cívico y Social, Antonio Bonfatti.

La victoria del PJ, una amalgama que se nutre también de sectores del kirchnerismo y del massismo, se alinea con el fortalecimiento del peronismo en el poderoso bloque de la Región Centro que integran Córdoba y Entre Ríos .

Bonfatti ensayó un reconocimiento de la derrota escoltado por su vice, Verónica Tejeda: “Si se confirma la tendencia, felicitamos al ganador y nos ponemos a disposición de lo que necesiten para seguir haciendo grande a Santa Fe”, dijo sin ocultar su desazón frente a los resultados. “A corazón y a pecho, la vida continúa”, cerró el también exgobernador.

En Rafaela, la ciudad que gobernó como intendente, Perotti esperó con prudencia el cierre del recuento. Hasta allí llegaba anoche desde Rosario su compañera de fórmula, la exjueza Alejandra Rodenas, pieza clave para el triunfo de ayer merced a su protagonismo durante la batalla judicial que terminó con la encarcelación del líder de la banda narco Los Monos.

El triunfo de Perotti, además, quebró la lógica de victorias de los oficialismos provinciales que se venía registrando en las doce elecciones que se realizaron este año dentro del calendario desdoblado.

En medio de una jornada electoral signada por los desajustes que provocó el apagón nacional, la certeza temprana fue el tercer lugar que obtuvo el candidato de la Casa Rosada, el radical José Corral, que no pudo sortear la polarización entre el oficialista Frente Progresista que gobierna Santa Fe desde 2007 y el peronismo, que ya se había expresado en las PASO de abril.

El otro dato de la elección de ayer fue la banca de diputada que obtuvo la exvedette Amalia Granata por el frente Unite por la Familia y la Vida, tras haber centrado su campaña principalmente sobre su postura contra la despenalización del aborto.

Este punto, precisamente, une a Granata con Perotti en una lógica casi demográfica donde ganan los posicionamientos a favor de la vigencia de los protocolos en favor de la vida. Para que se entienda: Perotti se abstuvo de votar en Senado durante el debate por la despenalización, y ganó ayer en Santa Fe. El diputado Atilio Benedetti, candidato de Cambiemos derrotado en Entre Ríos, votó a favor de la despenalización, y perdió la elección a gobernador.

El retorno del peronismo al poder (el último gobernador fue el fallecido Jorge Obeid) será leído en el plano nacional como una victoria alineada con la fórmula de Alberto Fernández y Cristina de Kirchner. Anoche, el precandidato presidencial felicitó a Perotti a través de su cuenta de Twitter: “El pueblo santafesino eligió mirar para adelante. Sigamos construyendo juntos la esperanza en toda la Argentina”, le dedicó el exjefe de Gabinete.

La definición provincial -vía boleta única- juega un rol clave, en el nuevo tablero político que comenzó a definirse con el cierre de alianzas a nivel nacional de cara a las PASO de agosto y las generales de octubre.

La Casa Rosada, en cambio, ensayó su propia interpretación del triunfo de Perotti: “Tenemos muy buen diálogo y relación con Perotti. Desde su identidad, ha acompañado varios proyectos desde el Senado. Y mantiene una excelente relación con Pichetto. Sin dudas hay votantes del interior santafesino que votaron por Omar y en la elección nacional van a estar con nosotros, van a votar la fórmula Macri-Pichetto”, confiaron anoche a este diario.

La derrota del socialismo santafesino se traduce también en un fuerte golpe para la fórmula que integran Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey. Era Santa Fe el bastión emblema para esa alternativa, máxime teniendo en cuenta que el candidato caído, Bonfatti, es también presidente del Socialismo nacional.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario