Edición Impresa

BBVA vendió su sede histórica en la Plaza de Mayo

El BBVA Banco Francés acaba de vender su histórico edificio ubicado en Reconquista 40, a pocos metros de la Plaza de Mayo. De esta forma cerró una etapa de recambio en materia inmobiliaria, que incluyó en abril del año pasado la mudanza de sus oficinas centrales a la torre vidriada que le encargó a Consultatio en Catalinas Norte.

Así, el banco privado deja atrás al edificio que supo ser sede central del Nuevo Banco Italiano y, luego, del Banco de Crédito Argentino, hasta que en 1997 la adquirió BBVA Banco Francés. Según comunicó la entidad bancaria a la Comisión Nacional de Valores (CNV) también se desprendió de inmuebles ubicados en Bolívar 501, Maipú 356, Perón 362 y México 628, todos quedaron en manos de la firma inmobiliaria REPAR S.A.

La operación se comenzó a gestar luego de que el año pasado el BBVA trasladara a más de 1.900 empleados -que trabajaban desperdigados por distintas oficinas céntricas de la entidad- hacia su nueva torre corporativa de 33 pisos y de los cuales usufructúa 23 y en la que desembolsó u$s247 millones.

Así es que el 2017 fue un año de cambios y crecimiento para la compañía, según detallaron en diciembre pasado en la memoria de su balance anual, cerraron el ejercicio anual sumando 340.000 nuevos clientes, alcanzando 2,6 millones minoristas y 43.800 mayoristas.

A su vez, durante el año pasado su cartera de préstamos netos totalizó $123.705,6 millones al 31 de diciembre de 2017, reflejando un crecimiento del 62,8% en comparación con el año anterior, lo que le permitió incrementar 51 puntos básicos su cuota de mercado, la cual se ubicó en un 7,2% a septiembre.

"Para BBVA Francés 2017 fue un año de transición en términos de resultados, donde los primeros trimestres, aunque en forma decreciente, la performance financiera estuvo afectada por costos asociados al crecimiento y por algunos impactos negativos puntales. El resultado neto fue recuperándose trimestre a trimestre para terminar el año con una mejor performance.

El resultado del ejercicio asciende a $3.878,2 millones, creciendo 6,4% en comparación a 2016, donde los ingresos financieros netos crecen el 25,6%, los ingresos netos por servicio suben 10,4% y los gastos 31%. Esta dinámica de gastos creciendo sobre ingresos afecta principalmente los primeros meses del año y tiende a invertirse durante el segundo semestre" detallaban desde la entidad en la memoria de su último balance anual.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario