Economía

BCRA, confiado en frenar corrida

Durante la presentación del IPOM de julio, ayer la cúpula del ente monetario intentó transmitir tranquilidad frente a lo que viene, de cara a las elecciones. Así, minimizó la dinámica de las Leliq y apuesta a que habrá suficientes dólares para los que quieran dolarizarse. La inflación es el objetivo.

La oferta de dólares al mercado de cambios local estimada por el BCRA para el segundo semestre alcanza los u$s16.000 millones, indicó ayer el presidente de la entidad, Guido Sandleris, en la presentación del Informe de Política Monetaria de julio. El funcionario explicó que entre los dólares que ofrece diariamente Hacienda, más los provenientes del sector real (fundamentalmente los agroexportadores), sin considerar las intervenciones del BCRA “en el segundo semestre van a estar ofreciendo u$s16.000 millones”, por encima de los u$s12.300 millones de igual período del año pasado, cuando, recordó, hubo una apreciación del dólar. De modo, que si la gente quiere dolarizarse ahí tendrá los dólares, argumentó tras reconocer que en los años electorales la demanda de dólares suele incrementarse: “Hay mayor incertidumbre del tipo de cambio”, dijo. Pero con esta proyección Sandleris insistió en que la potencial demanda estará correspondida por la oferta de divisas. “¿Qué quiere decir esto?”, preguntó Sandleris para introducir la respuesta: “Que perfectamente los individuos, instituciones y otros pueden demandar dólares y que están los dólares para que se los lleven. Van a estar ofrecidos, para enfrentar una potencial dolarización de ahorros”, afirmó y destacó que, de producirse esa demanda, se estaría generando una demanda de dólares mayor a la del año pasado, “mayor a la que se produjo en el marco de una corrida” al tiempo que recordó que el BCRA “tiene posibilidad de intervenir”.

En cuanto a la oferta, Sandleris precisó que en el segundo semestre las empresas oleaginosas estarán vendiendo u$s12.400 millones “una cifra parecida a la del primer semestre y un poco más que en segundo semestre de 2018 con una cosecha más grande (en relación con la del presente año), que sumadas a las de las empresas del sector no oleaginoso más las ventas de Hacienda, darían respuesta a la demanda. Además aclaró que en los nueve meses de aplicación del actual esquema de política monetaria el BCRA “compró u$s978 millones y no realizó ventas”. “El corazón de este esquema es la política monetaria, que es estricta. La tasa de interés asegura una tasa de interés real positiva y es lo que ha posibilitado en estos meses una mayor estabilidad”, aseguró.

Durante la hora que duró la exposición, el titular del BCRA destacó que la ampliación de intervención del ente monetario en el mercado de futuros que autorizó el FMI (en el “staff report”, que se conoció ayer) responde a tener “un mayor poder de fuego cuando uno enfrenta escenarios de incertidumbre. Mientras más armas tenga más probabilidades de éxito tiene. Tiene que ver con eso”, dijo.

tasa de politica monetaria.jpg

Sandleris también se refirió al stock de Leliq: “Los pasivos remunerados del BCRA alcanzan 1 billón de pesos en Leliq”, dijo, y precisó que es menor al pasivo de 1,4 billones de pesos que tenía el Central a marzo del año pasado. Además detalló que este stock “es hoy 5,3% del PBI, mientras que en marzo del año pasado era el doble, 10,6% del PBI”. “La evolución del stock de Leliq estuvo por debajo de las proyecciones de septiembre” agregó, tomando como fecha el mes de lanzamiento del actual esquema de política monetaria y añadió: “No vemos un tema con la dinámica que están teniendo los pasivos remunerados del BCRA”.

P2-2X8.jpg

En relación con el dato de inflación conocido ayer Sandleris, insistió en que “la prioridad de este Banco Central es reducir la inflación y están dadas las condiciones para que suceda”, luego de que el INDEC diera a conocer que en junio los precios al consumidor subieron 2,7%. “Sigue siendo alta, pero está bajando y va a seguir bajando”, dijo, y agregó que “para alcanzar niveles de un dígito tenemos que seguir siendo consistentes y estrictos en la aplicación de nuestra política monetaria”. “Están dadas las condiciones para que la inflación siga bajando aunque sabemos que no es un proceso lineal”, dijo al recalcar que son tres condiciones macro que conducen a que “la inflación pueda bajar de forma sostenida”. Y precisó que ellos son “que se alcance el equilibrio fiscal; un tipo de tipo de cambio competitivo y la corrección de tarifas que ya se hizo y eso permite que no sean los aumentos de los precios regulados lo que permanentemente empuje hacia arriba la inflación”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario